Archivo de la etiqueta: Marianna Dellekamp

Dellekamp muestra su proceso creativo

dellekamp 01

A partir de tres núcleos temáticos que la artista Marianna Dellekamp (1968) ha abordado en su trabajo, el Museo de Arte Moderno (MAM) montó Proceso abierto, exposición curada por Graciela Kasep y que será inaugurada el próximo sábado 20 de julio, a las 12:00h.

El primero de los segmentos, titulado Piezas revisitadas, expone parte del trabajo fotográfico realizado en la década de los 90 por la artista, donde el tema principal es el cuerpo y la visión que de éste se ha construido en los medios de comunicación.

Igualmente, se exponen piezas sobre la construcción de la imagen interior del cuerpo humano, a partir de su trabajo con archivos fotográficos médicos. […]

De acuerdo con Kasep, la artista ha relacionado la práctica fotográfica con otras herramientas de investigación, entre ellas la de acumular, reordenar y resignificar materiales de diversa índole.

Leer nota completa:

Dellekamp muestra su proceso creativo

– La muestra Proceso abierto se exhibirá en el Museo de Arte Moderno hasta el 10 de noviembre de 2013.

Marianna Dellekamp: intimidad orgánica, por María Luz Sepúlveda

Marianna Delekamp La serie Líquido corpóreo de Marianna Dellekamp nos remite a algún misterio de la procreación; los fluidos que retrata son específicamente del cuerpo humano y se les identifica como signos vitales: los líquidos fluyen, se condensan, se filtran, se derraman o emergen de un cuerpo vivo y permeable. Las fotografías que conforman este mosaico orgánico “tratan de un reconocimiento del espacio interno… de la construcción del cuerpo a partir del líquido”, describe la artista.

Un aspecto un tanto desconcertante yace bajo la obra de Marianna: mientras las imágenes son sumamente atractivas a la vista –tanto en su colorido como en las texturas logradas– la narrativa a la que nos vemos arrojados está llena de asociaciones poco halagadoras o incluso siniestras. Tal sería el caso de los retratos de líquidos encefalorraquídeo, secreción traqueobronquial o la orina; mientras que otros fluidos son “limpios”: saliva, semen, leche materna o sangre. Sin querer, se establece una jerarquía en la que ciertos líquidos, como las lágrimas, purifican, mientras que otros, ensucian (vómito, pus o sangre menstrual).

Leer texto completo:

Marianna Dellekamp

– En Luna Córnea 21/22. Del angstrom al infinito (Conaculta, Centro de la Imagen, 2001). Disponible en librerías Educal