Archivo de la etiqueta: Juan Guzmán

LA CRÓNICA CITADINA DE JUAN GUZMÁN

guzmán

En el marco de la primera edición del Festival Internacional de Fotografía Foto México, organizado por el Centro de la Imagen, Fundación Televisa presenta la exposición La crónica citadina de Juan Guzmán: “En donde no cabe un alfiler bien caben dos ruleteros”. Esta muestra se basa en el libro Juan Guzmán  (Editorial RM + Fundación Televisa, 2014), y está integrada por 58 imágenes realizadas por el fotógrafo germano-hispano-mexicano Hans Gutmann (1911-1982), mejor conocido como Juan Guzmán, en la Ciudad de México entre 1939 y 1963.

El título de la exposición procede de un reportaje sobre el tráfico en la Ciudad de México, publicado en la revista Mañana en 1952. Bajo la curaduría de Alfonso Morales, la selección fotográfica reúne algunos de los temas representativos del trabajo de Guzmán como cronista gráfico de la capital del país.

Lee la nota completa en Fotográfica

http://bit.ly/1kgF0Dd

Recuperan la memoria gráfica del fotoperiodista Juan Guzmán

juan guzmangde

La memoria del fotoperiodismo tiene muchos enemigos. Más allá de las propias empresas periodísticas,me temo que ni los mismos reporteros gráficos tomen en serio la conservación de su archivo, dice Alfonso Morales.

El investigador coordinó Juan Guzmán, magno libro que coeditan la Fundación Televisa y Editorial RM, que en días pasados, se dio a conocer en la feria de arte Paris Photo.

Ahora planean una exposición de la obra de Guzmán, en fecha aún por definir.

“A las empresas les ocupan espacio. Sé de muy buenas fuentes que se han perdido cantidades enormes de imágenes porque no tienen lugar, porque no se pueden clasificar ni documentar.

Esta memoria requiere de cuidado, de conservación física, de documentación historiográfica para que, en efecto, su potencia memoriosa nos alcance, señala Morales, quien insiste en reconocer cuánto le debemos al oficio fotoperiodístico.

Leer nota completa

http://bit.ly/1DecGVW

De Hans Gutmann a Juan Guzmán

Juan Guzman

Durante la exploración médica a los aspirantes a braceros en 1943; con los milicianos que preparaban bombas de mano en una trinchera cerca de Madrid en 1936; a unos metros de Jacquelin y John f. Kennedy, en su viaje de luna de miel a Acapulco; al lado de la cama de Frida Kahlo en un hospital en 1950; en las urnas, plazas, merados o junto al río Sena. En cada uno de esos lugares e instantes, con su cámara, estuvo Juan Guzmán.

Nació en 1911 en Colonia, Alemania, con el nombre de Hans Gutmann. fue uno de los protagonistas del fotoperiodismo en México por más de 40 años; su nombre aparece en la lista de los que dieron forma a la prensa ilustrada. Cineasta e iluminador fotógrafo viajero, periodista militante, fotógrafo de guerra, corresponsal, nómada, disciplinado, apasionado, ese fue Guzmán.

Este hombre que tuvo diversas patrias y que a cada una llevó su memoria en su archivo de fotografías, en el centro del libro Juan Guzmán, que acaban de publicar Fundación Televisa y la editorial española RM.

Es una obra de grandes dimensiones: recoge en sus más de 400 páginas cientos de fotografías y secuencias de reportajes tomados por él, en su mayoría en blanco y negro; páginas de diarios y revistas, las imágenes de los cuadernos donde fue guardando con un rigor y disciplina insólitos toda la información sobre cada fotografía.

Leer nota completa:

http://bit.ly/1zvw9Bw

La vorágine y el organillero, por Alfonso Morales

Juan Guzman

A fines de los años treinta y principios de los cuarenta del siglo pasado, la ciudad de México ya contaba con los méritos suficientes para calificar como metrópoli. Al abolengo de sus palacios, templos y edificios construidos en la era virreinal, y a las obras arquitectónicas con las que el régimen de Porfirio Díaz quiso asegurarse un buen lugar en la posteridad como adalid del progreso, la capital mexicana había agregado en el pasado reciente avenidas e inmuebles que declaraban la confianza en un futuro que aboliría las distancias y no tendría temor a las alturas.

Aun en la colonia Doctores, barrio proletario y clasemediero en que los asilados políticos Juan Guzmán y Elena del Moral montaron su primer domicilio, eran perceptibles las señales de que los hábitos y las costumbres estaban cambiando por la presencia de objetos, aparatos, tecnologías y servicios que se anunciaban como facilitadores de los esfuerzos cotidianos e incluso como símbolos de un salto civilizatorio: radios, teléfonos, automóviles, películas, cosméticos, navajas desechables, bebidas refrescantes, anuncios luminosos.

Todavía más evidentes debieron hacerse a la pareja esos signos de la vida moderna cuando mudó su hogar a la céntrica avenida Morelos, que se ubicaba cerca de las sedes de los principales periódicos capitalinos y a unos cuantos pasos de Paseo de la Reforma. Este transitado bulevar componía, junto con la también próxima avenida Juárez, el principal muestrario de lo que la ciudad quería presumir como lujo y espíritu cosmopolita.

Aquellas ediciones impresas en las que Guzmán colaboró entre 1939 y 1953, participaron de esa celebración del porvenir industrioso y tecnificado, tan sólo porque a través de sus anuncios y carteleras se convertían en espacios promocionales de mercancías, novedades y atracciones que lo representaban. Aun si se ocupaban de los peligros, amenazas y lacras de la ciudad en proceso de expansión, los diarios y revistas ayudaban a sus lectores a construir sentidos de pertenencia, dotándolos de cartografías que hacían de aquella urbe una entidad más asequible y menos difusa. Precisamente porque la ciudad aumentaba diariamente el número de sus habitantes, y con ello la posibilidad de encuentros, colisiones y extravíos, no podía haber espectáculo que la superara como compendio de lo rutinario y de lo insólito.

Leer texto completo:

http://bit.ly/1rV1FbE

Juan Guzmán, una mirada precisa y pura

Juan Guzmán

La mirada sobria y precisa, a la vez sensible y empática, con que Juan Guzmán –seudónimo de Hans Gutmann Guster– produjo 135 mil fotografías en más de cinco décadas, lo mismo en Alemania, Francia e Italia que en Grecia o México, lo convirtió en una suerte de testigo presencial de la historia del mundo y sus instantáneas son una narrativa visual de casi todo el siglo XX.

La paradoja resulta cuando, al indagar en su archivo, se devela que de profesión era ingeniero metalúrgico y, por falta de oportunidades laborales en Alemania, su  país natal, durante los años 30, toma la cámara de cine y foto como una labor momentánea, pero al final ésta se convirtió en su modo de vida, e incluso en su puerta de salida del régimen nazi y luego de la Guerra Civil española.

De ello da testimonio el libro Juan Guzmán (RM/Fundación Televisa), en el que se reúnen 950 imágenes de su acervo para trazar su trayectoria como fotoperiodista que, más allá de su conocimiento empírico, se caracterizó por la “precisión” técnica y la “pureza” de su composición, define Alfonso Morales, coordinador de la investigación.

Son imágenes, continúa, de poco ruido visual, claras en su protagonista, enfáticas en su mensaje y tomadas desde una mirada ajena que, si bien parten de una subjetividad, ofrecen un registro “limpio” de los momentos históricos, como la persecución nazi, el gobierno franquista en España y la Olimpiada Popular en Barcelona en 1936.

Leer nota completa:

http://bit.ly/1ygqdLk