Archivo de la etiqueta: Enrique Bostelmann

El CMF una mirada documental al país

Captura de pantalla 2015-06-24 a la(s) 10.51.49

Por Emiliano Balerini Casal

En los años setenta México vivía en medio de la convulsión: la Revolución cubana de 1959, el movimiento estudiantil de 1968, el Halconazo de 1971, la llegada de Luis Echeverría a la Presidencia de la República en 1970 y las guerrillas tanto urbanas como agrarias de la época despertaron una generación de jóvenes que mostraron su descontento en la política y en el arte.

La fotografía no escapó a los cambios de la época. Dos de los primeros esfuerzos que se realizaron formalmente con el objetivo de profesionalizar esta disciplina fueron, primero, la publicación que Siglo XXI Editores hizo de los libros de Pablo Gasparini y Enrique Bostelman sobre la realidad latinoamericana.

Segundo, en esa misma década Paulina Lavista expuso su obra en el Palacio de Bellas Artes, Pedro Meyer tuvo una de sus mayores muestras en el Instituto Nabor Carrillo, Nacho López y Héctor Mendoza se presentaron en la galería José Clemente Orozco y, en 1975, Manuel Álvarez Bravo recibió el Premio Nacional de Arte.

En febrero de 1976, el Salón de la Plástica Mexicana de la Ciudad de México inauguró una magna exposición con la obra de Nacho LópezHéctor García, Paulina Lavista, Aníbal Angulo, Walter Reuters, Antonio Reinoso, Enrique Bostelman, Graciela Iturbide, Colette UrbajtelManuel Álvarez Bravo.

Leer nota completa en Milenio

http://bit.ly/1IyQwid

Alistan antología de Enrique Bostelmann

2015-04-12_11-04-51___2162

Por Reyna Paz Avendaño

Enrique Bostelmann fue uno de los fotógrafos mexicanos más importantes de la segunda mitad del siglo XX ya que logró conjuntar escultura, literatura e imágenes. Sin embargo, a 12 años de su muerte la mayor parte de su trabajo se encuentra en el olvido por lo que investigadores de la UNAM editarán un libro sobre las facetas artísticas que abordó e incluirán fotografías resguardadas en archivos de Estados Unidos, Europa y Latinoamérica.

“Dos artistas que participan en el prólogo del libro son: Federico Silva, artista plástico importante en la adopción del arte cinético, lumínico y mecanismos móviles, y el fotógrafo José Luis Neyra, pieza clave en la creación del Consejo Mexicano de la Fotografía en los años 70”, señala en entrevista Eugenia Macías, coordinadora del proyecto.

La especialista en arte comenta que la idea de hacer un libro surgió a partir de la exposición retrospectiva que curó junto con Elva Peniche, en el 2013 para el Museo de Arte Moderno (MAM). “En ese momento no fue posible publicar un catálogo de la exposición, pero en diciembre de 2013 la UNAM nos autorizó un presupuesto para un libro especializado sobre Enrique Bostelmann porque él realizó importantes proyectos editoriales”.

Leer nota completa en Crónica

http://bit.ly/1yoxBIA

Bostelmann y Álvarez Bravo, por José Antonio Rodríguez

Álvarez Bravo

Lo dijo Enrique Bostelmann: «Por qué limitar las técnicas de expresión… ¿Por qué romper las barreras y usar foto –pintura, foto-escultura, foto-cinética? No hay que encerrarse en la llamada forma honesta. Lo honesto está en el punto del que se parte… Finalmente, cada fotografía crea su propia realidad». Desde estas palabras podría pensarse que estamos ante un creador que no se sujetó a tantos esquematismos que se dieron en la fotografía mexicana entre los años setenta y los ochenta. Y en efecto así es, pero con matices. Bostelmann pertenece a una generación que en esas décadas tuvo que deambular en otras prácticas para contrarrestar la tan sobada fotografía de compromiso social que, en efecto, se dio como una apabullante ruta única dictada desde el Consejo Mexicano de Fotografía. Pero el creador singular –en medio de una práctica tan extendida del fotodocumentalismo social– no existió completamente para entonces. Tan es así que un libro seminal de Bostelmann, y de la propia fotografía latinoamericana, América, un viaje a través de la injusticia (1970), funcionó como incentivo y camino para emprender esa misma ruta contra el imperialismo yanqui, esto es, para mostrar explícitamente las inequidades de los pueblos. Por eso, contra el colonialismo había que «denunciar aquello que nos duele o interesa … ineludible condición de la fotografía», se dijo en 1978 cuando inició el Primer Coloquio Latinoamericano de Fotografía. Esencialmente ese era el sentir de una época y su gremio. Y con ello estuvo también inmerso Bostelmann y lo volvió a dejar patente en Juan de la Mancha (1984), un libro sobre las paupérrimas condiciones de una colonia en la periferia del DF.

Para leer nota completa, ver pág. 8 en http://bit.ly/IJS0Zr

Enrique Bostelmann. Imagen, espacio inagotable

Enrique Bostelmann

Hacer un rescate de aquellos grandes proyectos expositivos, en los que conjugó con mayor claridad el lenguaje fotográfico con su dimensión objetual y escultórica, es el objetivo de la exposición Enrique Bostelmann. Imagen, espacio inagotable , que [se inauguró ayer] en el Museo de Arte Moderno (MAM), en esta ciudad.

A través de 80 fotografías, que van de 1950 a 2003, la exhibición revisa buena parte de la trayectoria de Enrique Bostelmann (1939-2003), con especial énfasis en la versatilidad de su obra y en las distintas líneas que abordó.

De acuerdo con Eugenia Macías y Elva Peniche, curadoras de la muestra, durante más de cuatro décadas de producción, Bostelmann usó la fotografía como soporte y vía para explorar diferentes rutas creativas y hacer imágenes que trascendieron los límites de aquel medio.

Leer nota completa:

http://bit.ly/18kKnGB

Enrique Bostelmann. Imagen, espacio inagotable estará abierta hasta el próximo 8 de septiembre de 2013.