Archivo de la etiqueta: Duane Michals

El director de escena y el paseante, por Carlos Monsiváis

Duane Michals

¿Qué es una secuencia fotográfica? En el sentido artístico, no es el trabajo sucesivo en torno a un hecho o una persona, sino a lo desprendido de la unidad de propósito, el relato autónomo que se expande y cobra una significación especial merced a la eficacia de cuatro, cinco o seis imágenes, evidentes por sí mismas o de sentido descifrable a través del lenguaje de los símbolos o gracias al entendimiento poético. Por lo común, una foto valiosa capta un instante privilegiado por el tema o por el logro estético: por oposición, la secuencia busca ser al mismo tiempo fotografía y literatura, sin renunciar a ninguna de las dos empresas. Del campo de las secuencias, elijo a dos artistas muy distintos en sus procedimientos y algo cercanos en sus efectos o consecuencias : el mexicano Nacho López (1924-1986) y el norteamericano Duane Michals (nacido en 1932), de familia de origen esloveno.

I. EL DIRECTOR DE ESCENA. SI EL ÁNGEL LLEGA A TIEMPO, PODREMOS DESAYUNAR EN EL PARAÍSO O EN LA CAMA DOBLE

Los riesgos profesionales de Michals no tienen que ver con la aventura y el apoderamiento del instante. Ya en 1960, cuando exhibe en Nueva York sus primeras secuencias, Michals ha renunciado al azar y a la fotografía de intención realista. Metódico, estratega de la imagen, delibera con gran intuición e inteligencia. Sus secuencias son puestas en escena dirigidas con cuidado extremo. De seguro, Michals repasa las tomas, corrige, repite las veces que hagan falta y si en ocasiones cambia sobre la marcha, es con tal de frustrar a la rigidez.

Véase por ejemplo la serie El regreso del hijo pródigo, donde el vástago, hace tiempo ausente, llega a visitar al patriarca (Michals mismo). En la primera foto, el padre lee The New York Times. Enteramente desnudo y con expresión de abatimiento, el hijo entra en el cuarto. En la foto 2, el padre observa al hijo, visiblemente avergonzado. En la foto 3, el padre empieza a quitarse la ropa. En la foto 4, el hijo ya trae puesta la camisa del padre, y éste continúa desvistiéndose. En la foto 5, el padre, desnudo, y el hijo, vestido, se abrazan y se reconcilian… En El regreso del hijo pródigo, lo de menos es el aprovechamiento difuso de los Evangelios; lo demás son las ideas o las reacción es que a cada espectador le suscitan. ¿A qué nos enfrentamos: a una versión heterodoxa de la Biblia, al padre que imitará al hijo y se irá de la casa, a los símbolos incomprensibles, al relato que sólo se arma en el recuerdo? A la disposición interpretativa de quien la contemple, la fábula se sustenta en el virtuosismo de las imágenes, un virtuosismo de la inteligencia.

Leer texto en:

El director de escena y el paseante

– En Luna Córnea 18. La máquina de narrar (Conaculta, Centro de la Imagen, 1999).

Anuncios

Luna Córnea 18. La máquina de narrar, disponible en línea

LC 18 blog

“¿Es posible pensar en términos de una forma narrativa verdaderamente fotográfica?”, se pregunta John Berger en el último capítulo de Otra manera de narrar. Las páginas de esta entrega de Luna Córnea reiteran el sentido de esa interrogante y ensayan algunas de sus posibles respuestas.

Los géneros que aquí se revisan han combinado, de diferentes y contradictorias maneras, texto e imagen, ficción y realidad, artificio y documento. Esta voluntad de contar, fabular y escenificar va de los tableaux vivant de Peach Robinson al painting cinema de Sam Samore, de los usos tradicionales del fotomontaje y la fotonovela populares a las redefiniciones del discurso visual que proponen ciertas corrientes del arte contemporáneo.

Para adentrarnos en estas historias, desempolvamos los archivos del fotohistorietista José Trinidad Romero e indagamos los orígenes de la fotografía narrativa en la prensa mexicana. Las esferas de John Baldessari alternan con la visión circular del Aleph de Borges, bajo la mirada de Raúl E. Stolkiner, y con aquellas otras esferas, no menos metafísicas, de Roger Omar. Una roman photo de Hervé Guibert, un álbum familiar de Ana Casas y un paquete encontrado de Patricia Arriaga exploran las posibilidades de la introspección fotográfica. El paseante Nacho López se cruza en la calle San Simón de la colonia Portales con el director de escena Duane Michasl, para discurrir sobre el arte de la secuencia fotográfica. Tránsitos, repeticiones, sobreimpresiones, bitácoras, defensas gráficas, historias rosas, alegorías macabras, se despliegan en este número en el que participaron, como editores invitados, la artista visual Laureana Toledo y el investigador Armando Bartra.

Los lectores de Luna Córnea decidirán, al ver estos mil y un relatos, si una imagen va le más que mil palabras.

Ver en línea:

http://bit.ly/12Wgecu

– Luna Córnea 18. La máquina de narrar (Conaculta, Centro de la Imagen, 1999, Bilingüe). Disponible en librerías Educal 

Luna Córnea 14. Secretos, disponible en línea

LC 14

Los secretos son el punto central del número 14 de Luna Córnea. Varios autores comparten con el lector íntimos momentos propios o ajenos en los que se develan aspectos nunca antes revelados. La mirada a la historia y el espacio nos muestran otros tantos secretos celosamente guardados que sin embargo han sido descubiertos por estudiosos e investigadores ávidos de respuestas a miles de interrogantes. Este número da una hojeada a las fotografías de Lourdes Grobet, Maya Goded, Yvonne Venegas, Javier Ramírez Limón, Joan Fontcuberta, Duane Michals, y Sophie Calle, entre otros.

Ver en línea:

http://bit.ly/14Xq0fW

Luna Córnea 14. Secretos (Conaculta, Centro de la imagen, 1998, Bilingüe). Agotado