Archivos diarios: 22 julio 2015

Exponen cartas e imágenes de Frida Kahlo

11751887_815827831866254_2542513477931423249_n

Por Sonia Ávila

De sus tratamientos médicos, de sus viajes con Diego Rivera por Estados Unidos y Europa, de su relación amorosa con el fotógrafo Nickolas Muray y de su lazos familiares, Frida Kahlo escribió con tal frecuencia en cartas para amigos y familiares que, a la distancia temporal, pareciera que pretendía dejar un testimonio de su propia vida.

Son misivas que refieren a una pintora ajena a la fama que hoy la envuelve; más humana, más festiva con su vida, y con fallas como cualquier otra persona, refiere Cristina Kahlo, quien reunió algunas de estas cartas para tejer un relato íntimo de la artista, su tía-abuela.

Es un relato escrito con puño y letra de Frida Kahlo entre 1930 y 1950 en el que cuenta de sus padecimientos, de su amistad con Juan O’Gorman, de su relación con León Trotsky y luego con Nickolas Muray, de su amor incondicional por Diego RIvera, de sus tres únicas exposiciones en vida y de sus preocupaciones por su obra.

Se trata de la exposición Ecos de tinta y papel. De la intimidad de Frida Kahlo en el Museo Casa Estudio Diego Rivera y Frida Kahlo con 20 cartas originales, diez facsimilares y 40 fotografías con las cuales se traza un trayecto por la vida de una de las artistas mexicanas mejor cotizada en el extranjero actualmente.

Leer nota completa en Excélsior

http://bit.ly/1g6ysG3

Ida y vuelta al infierno: 30 años de fotoperiodismo en primera línea

Massimo_Sciacca_Cultura_Inquieta

Massimo Sciacca es quizás el más importante fotorreportero italiano. En 1998, obtuvo el primer puesto en los premios World Press, y en 2015 está celebrando 30 intensos años de trabajo en una de las profesiones más difíciles y peligrosas del mundo.

Desde el advenimiento del periodismo basado en la web, ser fotoperiodista supone ser fotógrafo y director de cine al mismo tiempo. Sciacca resultó ser sumamente adecuado para ambos aspectos de la la profesión. Sea cual sea el medio que utilice, su espíritu siempre es el mismo: el de un verdadero reportero gráfico, guiado por la intuición.

En esencia, ser reportero gráfico significa entrar en contacto con el infierno en la tierra a diario. Es difícil no llevarte todo ese horror contigo. ¿Qué se siente al estar en un campo de batalla un día y el siguiente estar viendo la tele tranquilamente en tu sala de estar? “Al elegir informar sobre los conflictos”, dice Sciacca, “recibes una importante lección de humildad. La gente que conoces, que a menudo son víctimas de todo tipo de violencia y abusos, transmite una dignidad que no se puede ignorar cuando regresas a casa. Definitivamente te cambia la vida cotidiana”.

Leer nota completa en Cultura inquieta

http://bit.ly/1MlvOZ1