PHotoEspaña: disparos desde dentro

1435140630_406230_1435140723_album_normal

Por Rocío García

Cuando Mariela Sancari y su hermana gemela tenían 14 años, su padre se suicidó. Fue en Buenos Aires. No se les permitió ver el cuerpo. La religión judía de su padre obligó a hacer el velatorio con el ataúd cerrado. “A lo mejor teníamos que haber insistido”, reflexiona hoy, con 38 años, en Madrid, donde, dentro del marco de PHotoEspaña ha presentado el libro y la exposición Moisés, el nombre de su padre. “Pero fueron circunstancias tan trágicas y caóticas…”, se disculpa. La familia decidió poner tierra de por medio y huyeron a México. Sancari utiliza este término, “huida”, para definir el viaje. Fue allí en México donde las dos hermanas comenzaron una investigación en torno a ese duelo inconcluso que se parece, dice, al que sufren los hijos de los desaparecidos de las dictaduras y que tiene que ver con el hecho de no haber visto el cuerpo muerto. “Tengo esa fantasía que puede resultar infantil, pero es cien por cien real, de que un día nos lo vamos a encontrar en la calle doblando la esquina o de que tiene otra familia o de que es un vagabundo”. Con esa idea comenzó Moisés, su alabado y premiado proyecto fotográfico. El año pasado volvió a Buenos Aires y puso anuncios en prensa y carteles por la calle, buscando hombres que tuvieran la edad que hubiera tenido su padre (71 años). Solo puso como requisito la edad (un rango entre 68 y 72) y que tuvieran ojos muy claros, como los de su padre. Así, en un estudio callejero instalado en la plaza del barrio de su infancia, fue tomando imágenes a cientos de hombres, de perfil, de frente y con un abrigo de lana, la única pieza de ropa que conservan de él. El proyecto Moisés se ha desvelado para Sancari no solo como una terapia personal, sino como una poderosa reflexión en torno a la identidad y la memoria colectiva a través de la fotografía y la imagen.

Es esa misma necesidad de buscarse, entenderse y explicarse, como individuos y como grupo, la que marca no solo el trabajo de esta artista argentina, sino la de un colectivo de fotógrafos latinoamericanos, a cuyos trabajos está dedicada la edición de este año de PhotoEspaña (con 101 exposiciones de 395 artistas). Se trata de disparos desde la intimidad que alcanzan de lleno al corazón de un gran colectivo. Una pulsión común para retratar un continente convulso más allá de la violencia y las imágenes sangrientas tan presentes en los últimos años.

Leer nota completa en El País

http://bit.ly/1Jpc2vL

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s