Archivos diarios: 29 junio 2015

Cultiva fotógrafa la abstracción para lidiar con la realidad

fabiola-menchelli_007

Por Erika Montaño

Frente a la saturación de imágenes, la propuesta de la fotógrafa mexicana Fabiola Menchelli se inscribe en la abstracción.

Su trabajo Construction No. 4,ganador de la edición 16 de la Bienal de Fotografía 2014, ahora forma parte de la exposición De la escultura al archivo, que el pasado jueves se inauguró en el Centro de la Imagen, donde se anunció la reanudación de las actividades de la biblioteca especializada en fotografía e imagen.

El proyecto galardonado es resultado de dos años de investigación, señala Menchelli a La Jornada. “Es fotografía abstracta y mi intención es hablar acerca de cómo se construye nuestra percepción de la realidad y cómo vamos, de acuerdo con nuestra historia y experiencia, construyendo nuestra realidad mental para poder lidiar con la realidad del mundo.

Intento que el espectador se cuestione lo que está viendo, lo que es real, lo que es físico, como el papel, lo que es un rayo de luz o una sombra y de ahí hablar de cierta responsabilidad como público o que tenemos acerca de la construcción de nuestra propia realidad

Leer nota completa en La Jornada de San Luis

http://bit.ly/1dsSU1j

Venados de Mazatlán cuentan su historia gráficamente

untitled

Por Daniela Mendoza

Una narración visual de los momentos más emotivos, importantes y hasta dramáticos durante las últimas siete décadas para el Club de Beisbol Venados de Mazatlán resulta para el espectador la exposición fotográfica “Una historia a través del tiempo, Venados 70 años”. 

Realizada con la sinergia del Centro Comercial La Gran Plaza, Editorial Noroeste Mazatlán y el propio Club Venados, la exposición fotográfica forma parte de la celebración de los 70 años de trayectoria de los rojiblancos. 

En las fotografías se observan jugadas, personajes, eventos y hechos donde la novena roja dio muestra de su pasión y entrega por el Rey de los Deportes, la mayoría de ellas vividos en el Estadio Teodoro Mariscal, entre los años de 1945 y 20014.

Leer nota completa en El Noroeste

http://bit.ly/1g2RpZF

Confluencia topográfica y La Función social del arte en el MASIN

Alex-Dorfsman-6

El Instituto Sinaloense de Cultura, a través del Museo de Arte de Sinaloa, ofrece desde la noche del jueves dos nuevas exposiciones en sus espacios, una de ellas, titulada: La función social del arte, con obra de la colección del Museo, y la otra, una singular exposición fotográfica, titulada:  Confluencia topográfica, de Alex Dorfsman, en colaboración con el centro cultural Casa del Lago de la UNAM.

Ambas exposiciones fueron inauguradas por Carlos Morales, director de Formación y Capacitación del ISIC, con la representación de María Luisa Miranda Monrreal, directora general del ISIC, y la presencia de Minerva Solano Moreno, directora del MASIN, del expositor Alex Dorsfman, de Julieta Giménez Cacho, directora de Casa del Lago, y  Margarita Vélez por la Sociedad de Amigos del MASIN.

Al inaugurar estas muestras, Carlos Morales dijo que es muy  positivo para Sinaloa contar con la colaboración de la UNAM a través de la Casa del Lago, institución a la que reconoció por esta singular exposición, y agregó que a esta serie se añade la que integra parte de la Colección del Museo, de la cual se ha seleccionado la obra que representa mejor a La Función Social del Arte, con la confluencia de artistas que intentan recuperar el devenir social a través de su obra.

Alex Dorsfmann comentó que esta exposición “es resultado de muchas personas detrás, de muchas coincidencias, de confluencias, como lo dice el titulo, y de alguna manera esta exposición se ha dado así desde el trabajo inicial”.

Leer nota completa en Crítica Política

http://bit.ly/1GVnOKs

PHotoEspaña: disparos desde dentro

1435140630_406230_1435140723_album_normal

Por Rocío García

Cuando Mariela Sancari y su hermana gemela tenían 14 años, su padre se suicidó. Fue en Buenos Aires. No se les permitió ver el cuerpo. La religión judía de su padre obligó a hacer el velatorio con el ataúd cerrado. “A lo mejor teníamos que haber insistido”, reflexiona hoy, con 38 años, en Madrid, donde, dentro del marco de PHotoEspaña ha presentado el libro y la exposición Moisés, el nombre de su padre. “Pero fueron circunstancias tan trágicas y caóticas…”, se disculpa. La familia decidió poner tierra de por medio y huyeron a México. Sancari utiliza este término, “huida”, para definir el viaje. Fue allí en México donde las dos hermanas comenzaron una investigación en torno a ese duelo inconcluso que se parece, dice, al que sufren los hijos de los desaparecidos de las dictaduras y que tiene que ver con el hecho de no haber visto el cuerpo muerto. “Tengo esa fantasía que puede resultar infantil, pero es cien por cien real, de que un día nos lo vamos a encontrar en la calle doblando la esquina o de que tiene otra familia o de que es un vagabundo”. Con esa idea comenzó Moisés, su alabado y premiado proyecto fotográfico. El año pasado volvió a Buenos Aires y puso anuncios en prensa y carteles por la calle, buscando hombres que tuvieran la edad que hubiera tenido su padre (71 años). Solo puso como requisito la edad (un rango entre 68 y 72) y que tuvieran ojos muy claros, como los de su padre. Así, en un estudio callejero instalado en la plaza del barrio de su infancia, fue tomando imágenes a cientos de hombres, de perfil, de frente y con un abrigo de lana, la única pieza de ropa que conservan de él. El proyecto Moisés se ha desvelado para Sancari no solo como una terapia personal, sino como una poderosa reflexión en torno a la identidad y la memoria colectiva a través de la fotografía y la imagen.

Es esa misma necesidad de buscarse, entenderse y explicarse, como individuos y como grupo, la que marca no solo el trabajo de esta artista argentina, sino la de un colectivo de fotógrafos latinoamericanos, a cuyos trabajos está dedicada la edición de este año de PhotoEspaña (con 101 exposiciones de 395 artistas). Se trata de disparos desde la intimidad que alcanzan de lleno al corazón de un gran colectivo. Una pulsión común para retratar un continente convulso más allá de la violencia y las imágenes sangrientas tan presentes en los últimos años.

Leer nota completa en El País

http://bit.ly/1Jpc2vL