El amante de la foto que nunca usaba una cámara

557fa16f8edd8

Por Eduardo Bautista

Carlos Monsiváis era un obsesivo de la fotografía. Durante décadas conformó una colección cercana a las 24 mil imágenes, que hoy es resguardada en el Museo del Estanquillo. La fotógrafa Graciela Iturbide y el caricaturista Rafael Barajas El Fisgón cuentan que el autor de El poder de la imagen y la imagen del poder (1985) nunca dejó de deambular por la ciudad en busca de impresiones, sobre todo en la Plaza del Ángel y el Mercado de La Lagunilla.

El monero recuerda que a Monsiváis le fascinaba la idea de prolongar un instante en el espacio y el tiempo. Dice que el cronista relacionaba mucho la fotografía con un verso del escritor español Francisco de Quevedo: ¡Oh Roma!, en tu grandeza, en tu hermosura/ huyó lo que era firme, y solamente/ lo fugitivo permanece y dura”.

Iturbide asegura que esta idea de registrar lo efímero era lo que más le enloquecía al ensayista, a quien conoció durante más de 40 años. Su amistad siempre estuvo unida por el amor a la imagen. Recuerda con nostalgia cómo Monsiváis le enseñaba las “joyas” que había adquirido días antes. “Una de las pasiones de Carlos era el coleccionismo de fotografías. Le gustaba admirarlas y analizarlas. Sin embargo, yo nunca le vi tomar una cámara; no le gustaba”, comenta Iturbide.

Leer nota completa en El Financiero

http://bit.ly/1el0oox

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s