El declive de la ciudad soviética de la ciencia

14335330151829

En la orilla derecha del caudaloso río Obi, dentro de un bosque de coníferas y abedules que parece no tener fin, se halla Akademgorodok, la Ciudad Académica -en traducción literal- que los soviéticos quisieron exhibir ante el mundo como el estandarte de su producción científica en plena Guerra Fría. Hoy, la joya de la ciencia rusa se parece más a una reliquia, un pálido reflejo del antiguo esplendor que ha retratado con su cámara el fotógrafo mexicano Pablo Ortiz Monasterio.

Las imágenes conforman un volumen de gran formato que publica la editorial también mexicana RM cuyo texto firma el escritor y ensayista cubano José Manuel Prieto bajo el título Luz atómica. Ortiz Monasterio pudo realizar el trabajo en el verano de 2013 gracias a una invitación cursada a propósito de una reunión del G20.

Las fotografías sacan a la luz, «aparte de la paleta psicodélica tan setentera», escribe Prieto, «la precariedad de las instalaciones, lo espartano de las condiciones en que viven y trabajan» los científicos que siguen trabajando en la ciudad construida a las afueras de Novosibirsk, en Siberia.

Leer nota completa en El Mundo

http://mun.do/1C9tw7a

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s