Archivos diarios: 9 junio 2015

Rodrigo Moya. El telescopio interior

s11

Por Jonathan Aguilera

Como en las grandes historias de éxito, la de Rodrigo Moya partió de varios fracasos; uno de ellos, cuando estudiaba en la Facultad de Ingeniería de la UNAM. “En mis sueños adolescentes me imaginaba perforando pozos petroleros. Pero las matemáticas no son fantasía, pasas o no pasas; entonces troné, y me salí antes de entrar al tercer año de la carrera”. En ese momento, la fotografía se presentó como “una tabla salvadora”, gracias a su amigo Guillermo Angulo, fotógrafo que se convirtió en su guía y maestro.

Por los sucesos y personajes que ha registrado con su cámara (entre sus impresiones más recordadas están aquellas de El “Che” Guevara en la Habana, Cuba, en 1964; y el famoso retrato de García Márquez con el ojo morado, de 1976), debo confesar que esperaba encontrarme con otra persona, pensé que alguien con su experiencia seguramente sería una especie de rock star de la fotografía. Nada más distante de mis prejuicios.

Frente a mí se reveló un personaje honesto, afable y generoso, de convicciones firmes, pero sin ánimo de ideologizar a nadie. Desde un inicio, su voz dejó al descubierto a una persona profundamente elocuente, pero sobre todo, apasionado de la fotografía. Así, el creador del encrome (un neologismo que inventó para referirse a “un género híbrido de textos autobiográficos que combina el ensayo, la crónica y la memoria”), nos platica algunos pasajes de su fructífera carrera como fotógrafo, periodista y escritor, contenidos en Rodrigo Moya. El telescopio interior, el libro de corte autobiográfico editado por el Centro de la Imagen.

Leer nota completa en Revista Digital

http://bit.ly/1Mmo2vs

El jueves llega al MASIN la expo EXIT: Cartografía de la creatividad

Julia_Forrest_EXIT_Cartografía_de_la_creatividad_3

EXIT: Cartografía de la creatividad es el título de la nueva exposición colectiva preparada por el Instituto Sinaloense de Cultura, a través del Museo de Arte de Sinaloa, la cual será inaugurada el próximo jueves a las 19:30 horas, y que constituye un diálogo entre artistas que desde diversas disciplinas, distintas latitudes y territorios, configuran una cartografía de las prácticas y discursos a los que recurren los artistas en la actualidad para reflexionar sobre su propio tiempo y su lugar en él.

En esta muestra, los visitantes podrán apreciar la diversidad de propuestas artísticas que se desarrollan actualmente en diversas ciudades de México y Estados Unidos, en los géneros de la instalación, pintura, escultura, fotografía, y demás disciplinas, dándonos un panorama del arte contemporáneo.

Se trata de una panorámica sobre la heterogeneidad de los géneros expresivos y medios técnicos utilizados por un grupo de prometedores artistas emergentes que brindarán a nuestros visitantes una visión de los lenguajes e intereses que nutren sus procesos creativos.

Leer nota completa en Cultura Sinaloa

http://goo.gl/KP9QxI

Presenta Mariela Sancari obra en semana del fotolibro en Madrid

arton264251

Considerada por la revista Time como uno de los nueve fotógrafos a seguir en México, la argentina Mariela Sancari, que desde hace 18 años radica en la Ciudad de México, presentó hoy su libro Moisés, en la semana internacional del fotolibro de Madrid.

El trabajo obtuvo el Premio Descubrimientos Photo España 2014, y aborda la búsqueda metafórica el padre de la autora, quien falleció trágicamente sin que ella y su hermana pudieran ver su cuerpo.

El proyecto que dio vida a Moisés surgió cuando la fotógrafa colocó en 2013, en las calles de Buenos Aires, anuncios y carteles en los que buscaba a personas de la edad que tendría su padre si estuviera vivo.

El resultado fue un libro de 64 páginas editado por La Fábrica, que contiene 50 fotografías de hombres que respondieron a los anuncios de la autora.

Leer nota completa en La Razón

http://bit.ly/1BXtwqM

Entrevista con Roberto Tondopó

b_940d91e2a6ff5e920e8725a37d13edd4776fa88e

Roberto, tu proyecto más reciente es un fotolibro “La Casita de Turrón” que editarás próximamente en colaboración con La Fábrica. En este libro has fotografiado a tus sobrinos durante 7 años. ¿qué te interesa mostrar o explorar de ese mundo en el que los niños empiezan a dejar de ser niños y pero todavía no son del todo adultos?
Es un proyecto que alude mucho a la imaginación y a la fantasía; a ese limbo que es la adolescencia en el que se pierde un poco el terreno de la realidad. El proyecto retrata un espacio de transición y de búsqueda de uno mismo. Un poco como Alicia en el País de las Maravillas cuando Alicia entra a ese mundo de las maravillas y deambula por ahí. En ese sentido Lewis Carrol es sin duda uno de mis autores referentes en el proyecto no sólo como escritor sino también como fotógrafo. Me siento muy identificado con esa búsqueda pero también con su posición como autor. Me cautiva su tartamudez, su timidez y su empatía natural con los niños. Me identifico mucho con su capacidad personal de ver el mundo.
En mi proyecto esas referencias de la literatura infantil son un punto de partida para acercarme a unas imágenes fuertes, a veces duras, pero que generan una búsqueda de mi propia identidad como fotógrafo. Al mismo tiempo, el proyecto es una reflexión sobre la identidad de mí mismo como autor y una toma de consciencia de mis sobrinos acerca de su propia identidad.

Hay un componente fuertemente lúdico y familiar en las fotos de tu libro. En ellas exploras el espacio familiar de tus sobrinos mediante sus objetos, muñecos y mascotas para crear escenas cotidianas en un juego con el que participas de su universo de referencias
El vínculo directo entre el mundo de mis sobrinos y el mío propio es un vínculo que parte de la memoria y de la empatía. En mis fotografías la memoria y la empatía ponen en marcha imágenes que activan la imaginación. El vínculo de la memoria va permeando todo el proyecto y conecta con mi propia infancia. Ambos mundos se entretejen a partir de varias capas de significados mientras vamos cayendo al fondo de las imágenes. Este fondo de imágenes es un tejido tramado desde las vivencias actuales y presentes de mis sobrinos y con las vivencias de lo vivido en mi propia infancia. Esto de alguna manera se articula y se entrelaza en un juego de miradas que van de un presente a un pasado y desde la fantasía a la memoria.

¿Qué te interesa de la fotografía como medio y como lenguaje para poder participar en ese juego de miradas que planteas? ¿Qué nos puedes contar de tu proceso a la hora de elaborar un proyecto fotográfico como éste?
La cámara funciona para mí como un pretexto desde el que articular la magia que se da a través de la interrelación de la complicidad con mis sobrinos. La cámara de pronto se convierte para mí en un detonador que abre una puerta de escape a un mundo mágico de juego y ensoñación. Para mí es un elemento catártico porque si bien el juego permite la liberación también es un medio por el que uno expulsa ciertos temores y conjura el miedo de las cosas que uno no tiene tan claras. Me interesaba mucho llegar al inconsciente. Por medio de la cámara quería aproximarme a un espacio del que ni yo ni ellos somos conscientes que estamos construyendo juntos. La fotografía opera para mí como un elemento propiciatorio de este proceso para llegar a un campo distinto del puramente visual y también como el elemento que hace posible esa búsqueda. Para mí la fotografía es el modo de acceso a una realidad no visible.

Encuentra la entrevista completa en PHotoEspaña

http://bit.ly/1B0sCPr