Archivos diarios: 5 junio 2015

Paul Strand, el fotógrafo que acabó con el arte

Captura de pantalla 2015-06-05 a la(s) 16.11.55

Por Peio H. Riaño

Todas las grandes historias empiezan en Nueva York y acaban en París. Paul Strand (1890-1976) inauguraba la suya con una visión inquietante: decenas de sombras deambulan por lo que podría ser el decorado de una ciudad gigante hecha a medida, pero no es más que Wall Street. Sombras recortadas sobre monumentales muros de hormigón que hacen de ellas seres ridículos y minúsculos. “Ha sido aquí, en América, altar supremo del culto al nuevo dios, donde el significado profundo de una máquina –la cámara- ha sido revelado”, escribió el artista considerado como el fundador de la fotografía documental moderna.

En su trabajo no quiso “expresarse a sí mismo”, tanto como cuajar una “investigación”. “Yo quería aceptar los problemas que me plantease no el arte, sino la vida. La existencia cotidiana de los seres humanos”. ¿El arte o la vida? Strand nunca lo dudó: el objetivo no era el arte. No le interesaban los instantes decisivos, ni el azar, prefería la paciencia y la reflexión. “La acumulación en lo profundo del ser”. Fue un espía del alma. Esas manchas negras que recorren la calle neoyorquina son inquietantes, pero no guardan relación alguna con la entrega a la belleza.

Strand no hace retratos favorables. No regala nada. Una buena parte de ellos van a poder verse en la Fundación Mapfre (Madrid), a partir del miércoles, en una retrospectiva de seis décadas de carrera, resumidas en algo más de 200 obras y tun recorrido en tres partes. También se proyecta el cortometraje Manhatta (1921). Es su primera película, está realizada junto con Charles Sheeler, carece de argumento dramático y es un homenaje a la gran metrópoli y a sus gentes corrientes, a partir de un planteamiento muy fotográfico.

Leer nota completa en El confidencial

http://bit.ly/1GpuPGv

Develar y Detonar, fotografía del México actual

RODRIGO OROPEZA

CentroCentro Cibeles acoge desde mañana, dentro de la Sección oficial de la XVIII edición de PHotoEspaña, la exposición Develar y Detonar. Fotografía en México, ca. 2015, una muestra que revisa la producción fotográfica actual en México, a través del trabajo de 52 autores.

Organizada por Fundación Televisa, el Centro de la Imagen, PHotoEspaña y CentroCentro Cibeles, con la colaboración de la Agencia Mexicana de Cooperación Internacional para el Desarrollo, la muestra está comisariada por la plataforma fotográfica HydraAna Casas Broda, Gabriela González Reyes y Gerardo Montiel Klint-.

Se podrá ver hasta el 30 de agosto, en la 5ª planta del centro, con acceso gratuito.

Un mapa complejo del México contemporáneo

México es un país que ha sufrido profundas transformaciones sociales, políticas e ideológicas; una nación cambiante que se intersecta con un medio que se adapta y transforma vertiginosamente: la fotografía. En los últimos años la producción y los circuitos fotográficos en México han crecido exponencialmente. En ese sentido, Develar y Detonar. Fotografía en México, ca. 2015 busca abrir a la reflexión este panorama complejo y fértil que detona en nuevas y arriesgadas formas de construir el discurso fotográfico.

Leer nota completa en Madrid Destino

http://bit.ly/1Mc50I8

Celebran la mirada popular de Ismael Rodríguez

Captura de pantalla 2015-06-05 a la(s) 12.18.24

La Cineteca le dedica exposición fotográfica y proyección de filmes hasta el 13 de junio; su trabajo se caracteriza por exagerar estereotipos del líder del barrio y del macho mexicano; “Pedro Infante no se entendería sin él”, dice el crítico de cine Gerardo Gil.

El cineasta mexicano Ismael Rodríguez inició sus andares en la cinematografía como extra, asistente de producción, ayudante de sonido, actor y sonidista; sin embargo, tiempo después destacó como director al generar en los sectores populares el gusto por el séptimo arte y convertir sus filmes en un éxito en taquilla.

En películas como Los tres García, Ustedes los ricos, Los tres huastecos y Pepe el Toro, exageró los estereotipos del líder del barrio, del macho y charro mexicano, con lo que se consagró como uno de los directores más importantes de la Época de Oro del cine mexicano.

Leer nota completa en La Razón

http://bit.ly/1T1hw2i