Archivos Mensuales: junio 2015

Cómo la fotografía genera una identidad

1435225267_541716_1435226910_noticia_normal

Por Alberto Martín

La escala geográfica que aborda esta 15ª edición de PhotoEspaña, dedicada a Latinoamérica, pone en juego a su vez, inevitablemente, un concepto tan complejo y discutido como es el de fotografía latino­americana. Es por ello que en la programación oficial del festival se nota considerablemente la ausencia de una exposición dedicada a abordar dicha categoría, así como la diversa problemática asociada a la misma, ya sea la tensión entre homogeneidad y particularismos, la dinámica de ciertas representaciones o el peso de ciertos estereotipos.

Incluso desde una perspectiva estrictamente territorial, el programa tampoco consigue responder al amplio enunciado propuesto, ya que ofrece una considerable y quizá sobredimensionada focalización sobre México.

Por su parte, la colectiva Develar y detonar —probablemente la mejor propuesta de esta edición— ofrece una exhaustiva e interesante recopilación de trabajos, aunque exclusivamente centrada en el México actual. El paisaje social, el cuerpo y la identidad, así como lo imaginario y lo simbólico, son los ejes sobre los que se articula esta exposición para ofrecer una lectura compleja y variada de las grietas y fracturas del país. Pero lo que da un valor especial a esta muestra es la pregunta de partida planteada por los comisarios, y excelentemente resuelta, acerca del modo en que un imaginario fotográfico puede llegar a generar modelos de identidad y memoria colectivos. Una cuestión que en cierta manera también está presente implícitamente en la individual dedicada a Luis González Palma. En este caso, a través del modo en que las nuevas representaciones y dispositivos fotográficos desarrollados por el autor pueden proceder a reformular esos mismos temas: la identidad y la memoria. Es especialmente interesante en este sentido, dentro de su propuesta global de experimentación con el medio, el diálogo que construye entre sus imágenes y diversos momentos y lenguajes de la historia del arte y la cultura estética, desde el Barroco hasta la abstracción geométrica.

Identidad y memoria están también presentes, junto a la reflexión sobre el cuerpo, en la propuesta de Ana Casas Broda, Kinderwunsch. Se trata de una emotiva, sincera y bien ejecutada propuesta que plantea un itinerario por el ciclo de nacimiento, vida y muerte. Un proyecto que supone una etapa importante en el continuado ejercicio de autorrepresentación desarrollado por esta autora desde aquel inicial y excelente libro titulado Álbum, publicado en 2000.

Leer nota completa en El País

http://bit.ly/1dvnffN

Primera Bienal Nacional de Paisaje en el Museo de Arte Carrillo Gil

DSC_0797

Llegó a la Ciudad de México la Primera Bienal Nacional del Paisaje del 26 de junio al 13 de septiembre de 2015, que se podrá ver en el Museo de Arte Carrillo Gil. En mayo de 2014, se convocó a artistas mexicanos y extranjeros residentes en el país a participar en un certamen en torno a un eje temático: el paisaje. La convocatoria incluyó distintos medios, como pintura, escultura, gráfica, fotografía, video e instalación.

El jurado especializado en artes visuales, integrado por los curadores Gerardo Mosquera, Itzel Vargas Plata y Carlos E. Palacios, revisó un total de 1,406 propuestas de 637 participantes y seleccionó 52 piezas de 51 creadores.

La Primera Bienal Nacional del Paisaje fue exhibida por primera vez en el Museo de Arte de Sonora, en Hermosillo. El jurado eligió a Hernaín Bravo, con el video Nueva cartografía (2014) y a Pablo López Luz, con la fotografía Desierto de Coahuila IIIProyecto Frontera (2014), como los ganadores de los premios de adquisición. Asimismo, fue otorgada una mención honorífica a Fernando Brito por sus fotografías Tus pasos se perdieron en el paisaje El campo, suicidio en Balbuena (2013).

Leer nota completa en Querido Mx

http://bit.ly/1C5VWF1

Cultiva fotógrafa la abstracción para lidiar con la realidad

fabiola-menchelli_007

Por Erika Montaño

Frente a la saturación de imágenes, la propuesta de la fotógrafa mexicana Fabiola Menchelli se inscribe en la abstracción.

Su trabajo Construction No. 4,ganador de la edición 16 de la Bienal de Fotografía 2014, ahora forma parte de la exposición De la escultura al archivo, que el pasado jueves se inauguró en el Centro de la Imagen, donde se anunció la reanudación de las actividades de la biblioteca especializada en fotografía e imagen.

El proyecto galardonado es resultado de dos años de investigación, señala Menchelli a La Jornada. “Es fotografía abstracta y mi intención es hablar acerca de cómo se construye nuestra percepción de la realidad y cómo vamos, de acuerdo con nuestra historia y experiencia, construyendo nuestra realidad mental para poder lidiar con la realidad del mundo.

Intento que el espectador se cuestione lo que está viendo, lo que es real, lo que es físico, como el papel, lo que es un rayo de luz o una sombra y de ahí hablar de cierta responsabilidad como público o que tenemos acerca de la construcción de nuestra propia realidad

Leer nota completa en La Jornada de San Luis

http://bit.ly/1dsSU1j

Venados de Mazatlán cuentan su historia gráficamente

untitled

Por Daniela Mendoza

Una narración visual de los momentos más emotivos, importantes y hasta dramáticos durante las últimas siete décadas para el Club de Beisbol Venados de Mazatlán resulta para el espectador la exposición fotográfica “Una historia a través del tiempo, Venados 70 años”. 

Realizada con la sinergia del Centro Comercial La Gran Plaza, Editorial Noroeste Mazatlán y el propio Club Venados, la exposición fotográfica forma parte de la celebración de los 70 años de trayectoria de los rojiblancos. 

En las fotografías se observan jugadas, personajes, eventos y hechos donde la novena roja dio muestra de su pasión y entrega por el Rey de los Deportes, la mayoría de ellas vividos en el Estadio Teodoro Mariscal, entre los años de 1945 y 20014.

Leer nota completa en El Noroeste

http://bit.ly/1g2RpZF

Confluencia topográfica y La Función social del arte en el MASIN

Alex-Dorfsman-6

El Instituto Sinaloense de Cultura, a través del Museo de Arte de Sinaloa, ofrece desde la noche del jueves dos nuevas exposiciones en sus espacios, una de ellas, titulada: La función social del arte, con obra de la colección del Museo, y la otra, una singular exposición fotográfica, titulada:  Confluencia topográfica, de Alex Dorfsman, en colaboración con el centro cultural Casa del Lago de la UNAM.

Ambas exposiciones fueron inauguradas por Carlos Morales, director de Formación y Capacitación del ISIC, con la representación de María Luisa Miranda Monrreal, directora general del ISIC, y la presencia de Minerva Solano Moreno, directora del MASIN, del expositor Alex Dorsfman, de Julieta Giménez Cacho, directora de Casa del Lago, y  Margarita Vélez por la Sociedad de Amigos del MASIN.

Al inaugurar estas muestras, Carlos Morales dijo que es muy  positivo para Sinaloa contar con la colaboración de la UNAM a través de la Casa del Lago, institución a la que reconoció por esta singular exposición, y agregó que a esta serie se añade la que integra parte de la Colección del Museo, de la cual se ha seleccionado la obra que representa mejor a La Función Social del Arte, con la confluencia de artistas que intentan recuperar el devenir social a través de su obra.

Alex Dorsfmann comentó que esta exposición “es resultado de muchas personas detrás, de muchas coincidencias, de confluencias, como lo dice el titulo, y de alguna manera esta exposición se ha dado así desde el trabajo inicial”.

Leer nota completa en Crítica Política

http://bit.ly/1GVnOKs

PHotoEspaña: disparos desde dentro

1435140630_406230_1435140723_album_normal

Por Rocío García

Cuando Mariela Sancari y su hermana gemela tenían 14 años, su padre se suicidó. Fue en Buenos Aires. No se les permitió ver el cuerpo. La religión judía de su padre obligó a hacer el velatorio con el ataúd cerrado. “A lo mejor teníamos que haber insistido”, reflexiona hoy, con 38 años, en Madrid, donde, dentro del marco de PHotoEspaña ha presentado el libro y la exposición Moisés, el nombre de su padre. “Pero fueron circunstancias tan trágicas y caóticas…”, se disculpa. La familia decidió poner tierra de por medio y huyeron a México. Sancari utiliza este término, “huida”, para definir el viaje. Fue allí en México donde las dos hermanas comenzaron una investigación en torno a ese duelo inconcluso que se parece, dice, al que sufren los hijos de los desaparecidos de las dictaduras y que tiene que ver con el hecho de no haber visto el cuerpo muerto. “Tengo esa fantasía que puede resultar infantil, pero es cien por cien real, de que un día nos lo vamos a encontrar en la calle doblando la esquina o de que tiene otra familia o de que es un vagabundo”. Con esa idea comenzó Moisés, su alabado y premiado proyecto fotográfico. El año pasado volvió a Buenos Aires y puso anuncios en prensa y carteles por la calle, buscando hombres que tuvieran la edad que hubiera tenido su padre (71 años). Solo puso como requisito la edad (un rango entre 68 y 72) y que tuvieran ojos muy claros, como los de su padre. Así, en un estudio callejero instalado en la plaza del barrio de su infancia, fue tomando imágenes a cientos de hombres, de perfil, de frente y con un abrigo de lana, la única pieza de ropa que conservan de él. El proyecto Moisés se ha desvelado para Sancari no solo como una terapia personal, sino como una poderosa reflexión en torno a la identidad y la memoria colectiva a través de la fotografía y la imagen.

Es esa misma necesidad de buscarse, entenderse y explicarse, como individuos y como grupo, la que marca no solo el trabajo de esta artista argentina, sino la de un colectivo de fotógrafos latinoamericanos, a cuyos trabajos está dedicada la edición de este año de PhotoEspaña (con 101 exposiciones de 395 artistas). Se trata de disparos desde la intimidad que alcanzan de lleno al corazón de un gran colectivo. Una pulsión común para retratar un continente convulso más allá de la violencia y las imágenes sangrientas tan presentes en los últimos años.

Leer nota completa en El País

http://bit.ly/1Jpc2vL

Exposición de Primera Bienal del Paisaje llega al Museo Carrillo Gil

desierto-de-coahuila

Las pinturas, esculturas, gráficas, fotografías, videos e instalaciones de 51 artistas que participaron en la Primera Bienal Nacional del Paisaje se exhiben por primera vez al Museo de Arte Carrillo Gil, donde permanecerán del 26 de junio al 13 de septiembre.

La directora del recinto, Vania Rojas, explicó que esta muestra busca establecerse como un corredor capitalino para proyectos expositivos generados en los estados del país.

Destacó que la exposición está conformada por 52 obras de 51 artistas que participaron en la Bienal, cuya convocatoria se lanzó en mayo de 2014 y recibió un total de mil 406 propuestas de 637 participantes, provenientes de diferentes estados del país, como Sonora, Jalisco, Estado de México y Nuevo León, entre otros.

Subrayó que el Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA), a través del Museo de Arte Carrillo Gil y el Instituto Sonorense de Cultura, presenta aquí la primera Bienal, que tuvo como jurado a los curadores en artes visuales Gerardo Mosquera, Itzel Vargas Plata y Carlos E. Palacios.

Leer nota completa en Notimex

http://bit.ly/1dlIVLj