Archivo por días: 30 marzo 2015

Amidakuji, de Alex Dorfsman

unnamed

Amidakuji es un juego tradicional japonés en el que se crean relaciones de pares al azar entre dos conjuntos, siempre y cuando cada uno de ellos contenga el mismo número de piezas. Alex Dorfsman retoma este ejercicio lúdico para estructurar su libro; el lector crea sus propias combinaciones, pero con una libertad pensada,  a través de tonos, formas, colores, contrastes y similitudes. El azar y la traducción resultan piezas claves para entender la composición.

El lector además encontrará una pequeña guía de cómo debe ser leído: en las páginas izquierdas está la traducción literal correspondiente a la imagen de las páginas derechas; al final, se incluye una serie de notas, una especie de glosario para la mayor comprensión de las traducciones.

Amidakuji retrata el viaje que hace Alex Dorfsman a un lugar desconocido. La mirada que convive con letras indescifrables en forma de anuncios, empaques o postales que pasan desapercibidas por el contacto cotidiano. El interés del artista por la caligrafía japonesa lo ha orillado a  recuperar y resignificar la palabra a través del desprendimiento de su significado y de poner atención en su calidad formal y compositiva.

Leer nota completa en

http://bit.ly/1BYbmni

Casita de Turrón, fotolibro de Roberto M. Tondopó

dd6ee97a625a0b6e4d28a04571db9149a64d28f1

El trabajo del fotógrafo mexicano Roberto M. Tondopó es el protagonista del nuevo lanzamiento editorial de La Fábrica, en coedición con Fundación Televisa, Hydra, FONCA Coinversiones, UNICACH y Coneculta-Chiapas. El libro recoge la serie Casita de Turrón, más de 90 fotografías a color protagonizadas por sus sobrinos Andrea y Ángel, y realizadas en su mayoría entre 2009 y 2014 en Tuxtla Gutiérrez, Chiapas.

En la serie, el autor explora los tumultuosos capítulos que se viven en el paso de la niñez a la adolescencia buscando la fusión entre la mirada infantil y la perspectiva adulta para llegar a la unión de su imaginario, la lucha por su independencia individual y la construcción de su identidad. Lo hace a través de imágenes de gran colorido que se plasman en un libro lleno de texturas y sensaciones. El fotógrafo recrea escenas que combinan realidad y ficción a través de «una combinación de información directa y enigmas para que la imagen pueda ser el umbral de una historia que espera ser contada» y en ellas busca una implicación emocional.

El volumen incluye con un cuadernillo compuesto por una serie de textos realizados por el fotógrafo entre los años 2008 y 2014. Un total de 29 escritos que siguen una composición arbitraria. Estos se suceden en el papel a modo de pequeñas reflexiones y sucesos autobiográficos que nos adentran nuevamente en un mundo entre la niñez y la adolescencia.

Leer nota completa

http://bit.ly/1xQ8y0F

Espacio y realidad

tumblr_inline_ncddqxZdpr1rumjso

El artista mexicano Mauricio Alejo inició su carrera artística en la fotografía, para posteriormente integrar videoarte e instalación en su obra. Ha exhibido individualmente en: Nueva York, Japón, Canada, París y México.

Alejo desde sus inicios detectó una constante en su investigación fotográfica: la relación entre la fotografía y la realidad. Con ello surgían varias interrogantes: ¿Qué tipo de signo es la fotografía? ¿qué significa la fotografía en la construcción de la memoria colectiva? ¿cómo se ve el mundo cuando cerramos los ojos? ¿cómo existen para cada persona las cosas? Los cuestionamientos en torno a lo real y la percepción han sido una constante en su producción artistica.

Su trabajo se relaciona con lo escultórico y el espacio, espacios físicos que trascienden a espacios mentales, una relación entre lo arquitectónico, el espacio real y los recovecos creados en nuestra imaginación.

«Entre más primaria es la sorpresa, más elemental, menos elaborada, me siento más satisfecho con el trabajo que estoy haciendo. Mucho de mi trabajo es una transgresión elemental al discurso diario a todo este armazón, como una sintaxis de las cosas diarias, como la poesía que de repente traiciona a las palabras y renueva el uso del lenguaje, yo creo que renueva la relación con la vida» – Mauricio Alejo

Leer nota completa

http://bit.ly/1HXNt7K

Coleccionista de imágenes

dominical-Idelfonso_Acevedo_MILIMA20150327_0425_25

La mayoría de las colecciones privadas de obras de arte suelen ser una especie de acumulación de nombres consagrados y conocidos fáciles de comercializar. Pero ese no en el caso de este coleccionista de imágenes anónimas.

Frente a un pelotón de más de 300 cámaras fotográficas alemanas, rusas, estadunidenses y hasta de un país ya disuelto: Checoslovaquia, Ildefonso Acevedo asegura que si hay algo a lo que no se resiste es a los objetos cuya autoría es anónima. Son esas obras, tal vez, y no las de las firmas reconocidas, las que le permiten convertirse aunque sea por unos instantes en un completo voyeurista.

«El anonimato te permite estar viendo las intimidades que tuvo otra persona, ver los sitios que visitó, la gente con la que se rodeaba. Es como meterte en su vida sin estar predispuesto por lo que sabes del autor, de la persona que tomó la fotografía«, explica Ildefonso Acevedo.

Tras más de 20 años con esta obsesión por rescatar y recolectar, en las paredes de su casa, su oficina o en algunas de sus bodegas se pueden contabilizar más de 100 mil objetos, la mayoría fotografías. A la hora de hacer un listado mental sobre su fototeca, el despliegue de personajes va desde las imágenes realizadas en bromuro de plata por el fotógrafo viajero Charles B. Waite, hasta una serie de 45 fotografías que el francés Alfred Briquet tomó en la construcción del ferrocarril a Veracruz de 1872 a 1876. En su acervo también desfilan miradas como la de Mariana Yampolski, Héctor García, Rodrigo Moya, Gabriel Orozco, el checo Miró Svolik o hasta del padre de Frida Kahlo, Guillermo Khalo.

Leer nota completa

http://bit.ly/1HXlvZZ