La última imagen después de morir; la fotografía victoriana postmortem

CabezaPost

Conservar algo en la memoria ha sido uno de los fines primordiales de los retratos. En un principio se trataba de meros trazos y posteriormente se perfeccionaron con la aparición de la pintura y la escultura. No obstante, el desarrollo de la fotografía le dio un nuevo giro a estas representaciones y puso al alcance de todos imágenes que por sí solas estaban condenadas a quedar en el olvido.

Sin embargo, con la aparición de la fotografía, también nació la inquietud por tomar registro de todo lo que ocurría en el mundo, incluso aquello que, por su propia naturaleza, no se tratara del tema más agradable para todos.

A mediados del siglo XIX la fotografía mortuoria fue una forma popular para honrar y recordar a los muertos. La mayoría de las fotografías eran tomadas pocas horas después de ocurrido el deceso e increíblemente daban la impresión de tratarse de retratos de personas vivas, sobre todo si la persona fallecida era colocada en una posición de pie. Al mismo tiempo, las fotos postmortem de niños eran particularmente comunes, sobre todo a que la tasa de mortalidad de infantes era particularmente alta durante la época victoriana.

Leer nota completa

http://bit.ly/1BvJgpf

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s