Archivo por días: 30 abril 2014

Grupo de fotógrafos nacionales y extranjeros prepara subasta

Guillermo Arias- Goyo

Fotorreporteros Mx, con el apoyo de organizaciones nacionales tales como Periodistas de a Pie, Casa de los Periodistas y Prensa No Disparen e internacionales como Article 19, Reporteros Sin Fronteras y Knight Center of Journalism crearon la campaña FotoXGoyo.

En este contexto, el sábado 3 de mayo realizará una subasta de imágenes donadas por fotoperiodistas locales y extranjeros para crear un fondo de apoyo económico que será entregado a la familia de Gregorio Jiménez, periodista mexicano asesinado el 11 de febrero de 2014 en Veracruz.

El periodista Gregorio Jiménez de la Cruz fue secuestrado en Coatzacoalcos por un grupo armado, el pasado 5 de febrero, y su cuerpo fue hallado en de una fosa clandestina el martes 11 de febrero, en Las Choapas.

La Oficina en México del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Amnistía Internacional y la UNESCO condenaron el asesinato del periodista e instaron a las autoridades federales y estatales a utilizar todos los recursos a su alcance para hacer una investigación diligente, completa e imparcial para enjuiciar y castigar a los responsables.

Según el comunicado de prensa de los organizadores, “Goyo”, como era conocido Jiménez entre sus colegas, ganaba $20 por nota y éste era el sustento económico de su esposa y sus cinco hijos. Al no contar con seguridad social, su asesinato desampara económicamente a la familia.

Leer nota completa:

http://bit.ly/1o3j9vP

 

Todo. Fotografiarlo todo, por Alain Paul Mallard

J.H. Lartigue

El regalo que en esta temprana Navidad –la tercera del siglo– monsieur Lartigue ofreció a su hijo menor no pudo ser más apropiado. Ni más gozoso ni más definitivo. A cada momento, el niño le pedía que retratara esto yeso y aquello y lo de más allá. Y él le decía que sí, que sí, que ya lo haría, pero nunca encontraba la ocasión.

Una vez desenvuelto, el enorme paquete que había dado lugar a tantas especulaciones superó todas las expectativas del pequeño Jacques: era una cámara de verdad, una 13 x 18, de madera encerada, con un fuelle de tela verdegris plegado en acordeón. La acompañaba un cofre de accesorios y un tripié, de cedro rojo, tan alto que para asomarse por la pequeña ventana esmerilada Jacques tenía que subirse a un taburete. Había que meter la cabeza bajo un gran trapo negro. ¡Qué bien olía aquel trapo! Nitratos yagua de lavanda: justamente así olía la felicidad.

Esa misma noche, Jacques promete en su diario fotografiarlo todo. Todo.

En 1902 el acto de sacar una fotografía no era aún un acto, sino un proceso –y relativamente intrincado teniéndose siete años. Pero Lartigue de inmediato aprendió a manipular la 13 x 18: con la cabeza bajo el trapo encuadrar la imagen invertida, enfocar evaluando la distancia, deslizar dentro de la cámara una placa nueva, retirar el tapón negro que cubre el objetivo, contar hasta tres –nadie se mueva– y listo: la placa se ha llenado de luz y de suspenso.

En el cuarto oscuro lo aguardaba el verdadero momento del misterio, un misterio ácido y alquímico, una revelación: el revelado; el reencuentro con un momento ya perdido.

Leer texto a partir de la pág. 75 en Luna Córnea 9:

http://bit.ly/1lWYaxu