Archivo por meses: diciembre 2013

La mirada de Graciela Iturbide, por Vilma Fuentes

El señor de los pájaros

Je ne suis pas complète, je ne connais pas la haine: frase de Arletty que podría atribuir a Graciela Iturbide. A semejanza de la prodigiosa actriz francesa, la fotógrafa mexicana no debe estar completa: desconoce el odio.

Graciela es uno de esos regalos que la vida hace a sus privilegiados. Era 1975 cuando tocó a mi puerta, en París, una joven con unos ojos que exhalaban bondad. De esa bondad que emana belleza: se queda uno mirando sin comprender, sin intentar ni querer comprender. La necesidad, y necedad, de querer meter todo tras las rejas de la razón está de sobra cuando se puede, simplemente, admirar porque se tiene la suerte de acceder a una revelación. Y Graciela Iturbide, a lo largo de casi cuarenta años, ha sido, para mí, una sucesión de asombros.

Acababa de vivir en mi casa, durante una semana, una cirquera. Se decía acróbata y prestidigitadora. Tal vez lo era en una carpa bajo los proyectores. En mi estudio, logró hacer caer, y a veces, sin poner particular esmero, quebrar cuanto objeto destinaba a ensayar su arte frente a mí. Se resbaló en el baño y, una madrugada, lo inverosímil: se cayó de la cama. No invento. Recuerdo que solté una carcajada. La equilibrista tomó mi risa por un insulto y abandonó mi casa a la mañana siguiente, después de tratar de meterme en la cabeza que ella no era una payasa para hacerme reír a sus costillas. Nunca volví a verla.

Los azares tienen, sin duda, sus leyes: liberado mi estudio de la malabarista, pude recibir a Graciela Iturbide. Generosa, me traía una carta de uno de mis amigos más queridos: Fernando Cesarman. No sé cuánto tiempo se quedó en mi casa. Un parpadeo. Su presencia fue ligera como el vuelo. No pude ver sus fotografías, no cargaba con ellas. Pude, en cambio, ver cómo fotografiaba. Qué fotografiaba. A diferencia de tantas otras personas que aspiran convertir en arte este oficio disparando sin cesar sus cámaras contra un objetivo abandonado de inmediato por el azar, hado intolerante a las búsquedas, y aún más a la persecución de aficionados, Graciela deja venir a ella lo insólito. Aparece ante sus ojos, y su cámara fotográfica, como lo que es: una aparición.

Leer texto completo de La Jornada Semanal en:

http://bit.ly/1kWOoIp

Graciela Iturbide reúne a sus pájaros en un libro

Graciela Iturbide

Las condiciones del pájaro solitario, según el poeta español San Juan de la Cruz, son cinco: que no sufre de compañía, aunque sea de su naturaleza, que pone el pico al aire, que no tiene determinado color, que canta suavemente y, sobre todo, que se va a lo más alto.

La libertad de volar que caracteriza a los pájaros es una obsesión que ha permeado la vida y obra de la fotógrafa Graciela Iturbide.

“Todos los pájaros me emocionan”, señala en entrevista la fotógrafa mexicana, quien a lo largo de tres décadas se ha dedicado a capturar con su cámara aves surcado el cielo, caminando o entre los árboles, viviendo entre los hombres, solitarias o en parvada. Su colección de imágenes sobre pájaros, asegura, es incontable.

Una pequeña colección de ese acervo sale a la luz en el volumen Las condiciones del pájaro solitario, editado por la colección Círculo de Arte, de la Dirección General de Publicaciones (DGP) del Conaculta, y que reúne 32 fotografías de pájaros que salieron a su encuentro durante sus viajes por México, la India, Alemania, Italia, Cuba y Estados Unidos.

Y es que, relata la artista, cada una de estas imágenes fueron tomadas al azar, mientras viajaba en coche por una carretera o cuando visitaba algún pueblo de México o una isla en el extranjero. “Todo fue cuestión de suerte, estoy convencida de que la fotografía es mucho del azar. Yo fotografío lo que veo. En este caso estaba influenciada por el poema de San Juan de la Cruz y por el lenguaje de los pájaros, además de que he leído muchos libros sobre los pájaros”, cuenta la artista.

Leer nota completa:

http://bit.ly/JFjw0d

Imágenes cotidianas de personas en la cámara de José Luis Neyra

Jose Luis Neyra

Dar testimonio de la presencia humana en lo cotidiano es el sentido de la fotografía para José Luis Neyra, cuya muestra Metáforas se mantendrá abierta hasta finales de enero en la Casa de la Memoria Metropolitana-Museo Archivo de la Fotografía.

Distribuidas en tres niveles del recinto, son 110 imágenes originales en plata sobre gelatina de diversos formatos en las que el autor, nacido en el Distrito Federal, en 1930, ofrece una visión aguda, sublime y contrastante de la vida diaria en la capital del país.

Se trata de un juego de espejos donde el artista confronta su mirada con la de decenas de personas de ambos sexos, de todas las edades y estratos sociales, cuyo devenir en el día a día ha edificado la historia reciente de esta megaurbe.

La muestra comprende fotografías tomadas a finales de los años 70 hasta todo el decenio de los 80 del siglo pasado y está agrupada en orden temático, entre el cual pueden apreciarse retratos en ventanas, balcones, recintos y espacios emblemáticos de la ciudad de México.

Leer nota completa:

http://bit.ly/Jga8k8 

La obra de Debroise inspira una cátedra

Deborise

A la par de su labor como investigador, curador y crítico de arte, Olivier Debroise (Jerusalén, 1952 – México, 2008) definió los estudios de la fotografía mexicana para entender su importancia como disciplina artística; incluso el telón de fondo de muchos de sus proyectos sobre arte contemporáneo estuvo marcado por la cultura de la imagen.

En ello coincidieron Graciela de la Torre, directora general de Artes Visuales de la UNAM, y Patric Clanet, director del Instituto Francés de América Latina, quienes en este contexto firmaron un convenio para ofrecer durante 2014 y 2015 una cátedra en la máxima casa de estudios a partir de los estudios y trabajos del también novelista e historiador.

Se trata de la cátedra extraordinaria Olivier Debroise. Imágenes: dispositivos, producción y crítica, que se realizará en el marco del proyecto Mano a Mano: miradas fotográficas cruzadas Francia-México, abierta a estudiantes de posgrado de arte de la UNAM y a público en general.

«Es rendir un homenaje a Olivier [Debroise] que fue un cineasta, ensayista y crítico insustituible y no ha habido alguien que lo sustituya en sus capacidades de competencia; por eso estamos juntos para ofrecer un evento de esta calidad académica. La Universidad ha abierto la posibilidad de tener una cátedra como estatus académico”, señaló De la Torre al anunciar la asignatura que, dijo, se sumará a dos más, una sobre museología y otra de teoría crítica impartidas en el museo.

A partir de conferencias y encuentros con especialistas en diferentes áreas, la cátedra ofrecerá seminarios escolarizados que serán dictados en el MUAC durante el 2014 en colaboración con el Posgrado en Historia del Arte y el Instituto de Investigaciones Estéticas; luego impartirán dos conferencias públicas con especialistas franceses, y por último se realizará un coloquio en 2015.

Leer nota completa:

http://bit.ly/1bdpzjf

Al rescate del «cazador de estrellas»

Humberto Zendejas

Entre la decena de fotógrafos que asistieron a la conferencia de prensa que la diva de Hollywood Marilyn Monroe ofreció en un afamado hotel durante su visita a México en 1962, se encontraba un joven fotorreportero de 28 años: Humberto Zendejas.

Comisionado por el periódico Órbita Semanal, el fotógrafo nacido en 1933 en el barrio de La Lagunilla fue uno de los que registró aquel acontecimiento del jueves 22 de febrero de 1962 en el Hotel Continental Hilton, cinco meses antes de la muerte de la actriz; 18 negativos con la imagen de la sensual Marilyn forman parte del tesoro gráfico que Zendejas reunió a lo largo de seis décadas (entre los años 50 y 80) como fotorreportero y cazador de personajes del espectáculo, la cultura, los deportes y la política.

Además del material original sobre el paso de Marilyn por el país, Humberto Zendejas conservó hasta su muerte, en septiembre del año pasado, 500 positivos y 4 mil 500 negativos en casas de zapatos perfectamente ordenados en sobres blancos con una leyenda en la pestaña interior de cada uno para identificarlos.

Nombres de personalidades internacionales como Brigitte Bardot, Frank Sinatra, Rock Hudson, Tony Curtis, Stanley Kubrick, Roman Polanski, así como estrellas nacionales como María Félix, Dolores del Río, Mario Moreno «Cantinflas», Agustín Lara, Tin Tán, El Santo, Blue Demon y hasta intelectuales como Salvador Novo, José Vasconcelos, David Alfaro Siqueiros, Rufino Tamayo y Carlos Monsiváis aparecen en este vasto archivo que se encuentra en lo que fue su departamento, en la colonia Doctores y que busca hoy ser rescatado y difundido por investigadores que tuvieron el privilegio de conocerlo.

Leer nota completa:

http://bit.ly/1kcy1ax

La maternidad al desnudo

Casas

Kinderwunsch es la palabra en alemán que alude al deseo de tener hijos y la que titula el proyecto más reciente de la fotógrafa Ana Casas Broda (Granada, 1965). En él se tiene acceso desde múltiples aproximaciones a una parte de su maternidad, la documentada durante siete años; una reflexión no sólo sobre esa experiencia intensa, compleja y transformadora, sino de la propia fotografía como un medio capaz de reestructurar la manera de concebir la realidad.

Para lograr embarazarse, Ana había requerido de tratamientos de reproducción asistida. Tras la llegada de Martín, su primer hijo, decidió someterse de nueva cuenta a tratamiento, con la esperanza de tener un segundo bebé. Decidida a documentar todo el proceso, la cámara le acompañó en todo momento: desde las visitas al laboratorio de inseminación hasta el alumbramiento de Lucio.

Conforme Martín y Lucio crecían, Ana quiso involucrarlos de manera más activa en la serie. Entonces comenzaron a suceder las acciones que harían de Kinderwunsch un proyecto, también, de fotografía construida. Ana pedía a los chicos que sugirieran juegos en los que  estuvieran involucrados los tres. En algunos había plastilina; en otros, plumones; en algunos más, leche o crema batida. Ana fotografiaba los juegos accionando el control remoto que siempre traía en la mano.

En la construcción de esas imágenes, poderosas metáforas de la maternidad y de su nuevo rol como individuo, se volvió más consciente de su fragilidad, se descubrió con mayor capacidad de vivir el presente y halló que la línea delgada que separa la percepción del cuerpo como objeto sensual de aquella que lo percibe como uno no sensual se diluye hasta volverse confusa cuando se trata del cuerpo de una madre.

En proyectos anteriores, como Álbum o Cuadernos de dieta, Ana había utilizado ya la fotografía para explorar la identidad, la memoria, el paso del tiempo o el cuerpo, nuevamente presentes en Kinderwunsch, pero esta vez como ingredientes de la transformación que significa ser madre.

Leer entrevista:

http://bit.ly/1fBjvpS

Evgen Bavcar: el deseo de la imagen, por Benjamín Mayer Foulkes

Evgen Bavcar

Tiene la palabra Evgen Bavcar, fotógrafo ciego, nacido en la antigua Yugoslavia en 1946, en Lokavec, un pequeño poblado esloveno cerca de Trieste, localizado en un valle al pie de una montaña que los lugareños llaman la Montaña de los Ángeles.

La vida de Bavcar está marcada por dos clicks decisivos. A los diez años pierde un ojo con la rama de un árbol, al correr con sus amigos por el bosque; un año más tarde, juega con un martillo y un curioso objeto metálico -que resulta ser una mina abandonada durante la última guerra. Primer click: La explosión del artefacto lo deja sin su segundo ojo. Pero no queda ciego de inmediato, ya que entre la explosión y su pérdida definitiva de la vista, transcurren seis meses. Durante este lapso, su madre (viuda desde que Evgen tenía seis años) y otros familiares lo proveen de gran número de libros y materiales visuales: Brigitte Bardot, Kruschev, Eisenhower, Sofía Loren, la Mona Lisa, el Everest y la Basílica de San Pedro asisten al largo adiós de su vida ocular.

Ya completamente ciego, Bavcar prosigue su formación en el instituto para ciegos de la capital eslovena y, posteriormente, en un liceo. Como afirmación de su continuada participación en el mundo de las imágenes, a los 16 años, Bavcar le pide prestada a su hermana su cámara Zorki, versión soviética de la Leica, y un buen día, mientras otros jóvenes hacen fotos a sus amigas, Bavcar siente el impulso de hacer lo mismo. Segundo click.

Era la niña que más me gustaba. Fue algo destacado. Ahora no sé dónde está aquella primera fotografía. El placer que experimenté entonces surgió del hecho de haber robado y fijado en una película algo que no me pertenecía. Fue el descubrimiento secreto de poder poseer algo que no podía mirar.

Bavcar se matricula en la Universidad de Liubliana para cursar dos licenciaturas, Filosofía e Historia. Al graduarse, es nombrado primer profesor ciego en la historia de Eslovenia, impartiendo clases de geografía en un instituto. Cuenta acerca de Bavcar uno de sus entrevistadores, Manuel López: «Sobre un plano del norte de Yugoslavia, me pide que busque Trieste, y desde allí me va encaminando por la geografía de su país. Impresionante. ‘Pues así daba clases’, me explica . ‘Con que un alumno me localizase un punto de referencia, ya era suficiente'».

Leer texto a partir de la pág. 42 en Luna Córnea 17:

http://bit.ly/13iy8VL

Arte Alameda da espacio a fotógrafos emergentes

Proyecciones con Norte

Artistas de Cuernavaca, Tulancingo, Torreón, Pachuca, San Luis Potosí, Oaxaca y el Distrito Federal hoy las actividades del programa Proyecciones con Norte, muestra fotográfica que el Laboratorio Arte Alameda presenta en el marco del Primer Festival Luces de Invierno.

Estas presentaciones fotográficas de corta duración, que comenzaron el lunes pasado, contienen formatos especiales que acercan al público a parte de las producciones de los 30 fotógrafos emergentes, para despertar el interés por sus obras.

Cada exposición tiene una duración de entre cinco y ocho minutos, tiempo en el que los participantes presentan sus proyectos y narran su proceso de trabajo para proyectar sus imágenes.

En su primer día, el encuentro presentó el trabajo de los fotógrafos Luis Mercado, Aglae Cortés, Alfredo Karam, Carlos Iván Hernández, Javier Ramírez Limón, Mike Rojas, Pablo Hurtado, Alejandra Avilés, David Vera y Carlos Licón, provenientes de Hermosillo, Sonora.

La inauguración del encuentro estuvo a cargo de la directora del Centro de la Imagen, Itala Schmelz, y de Patricia Mendoza, directora general de Suluz, instituciones encargadas de la organización de Proyecciones con Norte.

Leer nota completa:

http://bit.ly/18F39aI

Entrevista con Alfonso Morales sobre el número 34 de Luna Córnea

Alfonso Morales

Luna Córnea 34, que lleva por título Viajes al Centro de la Imagen II, es la segunda entrega de una serie dedicada a revisar los fondos y colecciones que constituyen la memoria histórica del Centro de la Imagen, a la que se le reconoce su gran valor como fuente documental para el estudio de la creación fotográfica de México y Latinoamérica en las últimas cuatro décadas. El acervo del Centro de la Imagen cuenta con poco más de 23,000 imágenes, 9,600 publicaciones (libros y revistas), y un nutrido conjunto de materiales impresos y audiovisuales.

El recorrido de Luna Córnea 34. Viajes al Centro de la Imagen II se detiene en dos proyectos que fueron pioneros en el reconocimiento cultural e institucional de la fotografía en México: el Consejo Mexicano de Fotografía (CMF), asociación civil formada entre 1976 y 1977, y la Casa de la Fotografía, que funcionó en la ciudad de México, entre 1980 y 1989, como galería del CMF. De estos dos proyectos, de cuya misión y legado es heredero el Centro de la Imagen, se documentan sus labores a favor de la construcción de una comunidad fotográfica mexicana y latinoamericana, del diálogo entre creadores de distintas tendencias y generaciones, y de la apertura hacia las transformaciones de la fotografía como medio técnico y lenguaje artístico. Ajena a la ambición de hacer una historia del Consejo Mexicano de Fotografía y de su galería, la edición de Luna Córnea 34. Viajes al Centro de la Imagen II tuvo como eje de sus investigaciones y compilaciones la revisión de las exposiciones que se presentaron en la Casa de la Fotografía, que por cerca de diez años, en los años ochenta del siglo pasado, prestó servicio al público en su sede de Tehuantepec 214, Colonia Roma, en la ciudad de México.

Ver entrevista:

http://bit.ly/1e7S35z

El Primer Festival Luces de Invierno llega al Laboratorio Arte Alameda con muestra fotográfica

Proyecciones con norte

El programa Proyecciones con Norte está integrado por una serie de presentaciones de corta duración en donde el público asistente puede conocer el trabajo de 30 fotógrafos procedentes de Hermosillo, Monterrey, Cuernavaca, Tulancingo, Torreón, Pachuca, San Luis Potosí, Oaxaca y el Distrito Federal.

Las presentaciones son realizadas bajo un formato especial que permite al espectador conocer de manera rápida, parte de la producción del fotógrafo en turno, para despertar su interés por las obras y minutos después detonar el diálogo directo entre el público y el artista.

Las exposiciones tienen una duración de entre cinco y ocho minutos por participante, tiempo que permite al fotógrafo presentar su proyecto y narrar su proceso de trabajo para después –o al mismo tiempo- proyectar sus imágenes.

Las presentaciones iniciaron este lunes 9 de diciembre con los fotógrafos originarios de Hermosillo, Sonora: Luis Mercado, Aglae Cortés, Alfredo Karam, Carlos Iván Hernández, Javier Ramírez Limón, Mike Rojas, Pablo Hurtado, Alejandra Avilés, David Vera y Carlos Licón.

Inauguraron el encuentro Itala Schmelz, directora del Centro de la Imagen y Patricia Mendoza, directora general de Suluz, instituciones encargadas de la organización de Proyecciones con Norte.

Patricia Mendoza destacó la importancia de este encuentro al que consideró como una semilla que permitirá repensar el objeto de observación, y “el cual satisface la necesidad del público ávido de mirar imágenes. Se trata de un evento que reflexiona sobre el significado de la imagen en este momento y que refleja la dedicación y obsesión de los fotógrafos por la imagen”.

Itala Schmelz detalló que Proyecciones con Norte es un festival que reúne y exhibe el trabajo “de grandes e importantes fotógrafos activos y contemporáneos” y añadió que se trata de una semilla que ayudará a repensar el sentido y significado de la imagen fotográfica.

 Leer nota completa:

http://bit.ly/1bWbvR4