Marianna Dellekamp: intimidad orgánica, por María Luz Sepúlveda

Marianna Delekamp La serie Líquido corpóreo de Marianna Dellekamp nos remite a algún misterio de la procreación; los fluidos que retrata son específicamente del cuerpo humano y se les identifica como signos vitales: los líquidos fluyen, se condensan, se filtran, se derraman o emergen de un cuerpo vivo y permeable. Las fotografías que conforman este mosaico orgánico “tratan de un reconocimiento del espacio interno… de la construcción del cuerpo a partir del líquido”, describe la artista.

Un aspecto un tanto desconcertante yace bajo la obra de Marianna: mientras las imágenes son sumamente atractivas a la vista –tanto en su colorido como en las texturas logradas– la narrativa a la que nos vemos arrojados está llena de asociaciones poco halagadoras o incluso siniestras. Tal sería el caso de los retratos de líquidos encefalorraquídeo, secreción traqueobronquial o la orina; mientras que otros fluidos son “limpios”: saliva, semen, leche materna o sangre. Sin querer, se establece una jerarquía en la que ciertos líquidos, como las lágrimas, purifican, mientras que otros, ensucian (vómito, pus o sangre menstrual).

Leer texto completo:

Marianna Dellekamp

– En Luna Córnea 21/22. Del angstrom al infinito (Conaculta, Centro de la Imagen, 2001). Disponible en librerías Educal

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s