Archivo por días: 10 abril 2013

Catálogo X Bienal de Fotografía, disponible en línea

catálogo X BF

Concebida como un foro de análisis y reconocimiento de las tendencias de la fotografía en México, la Bienal llega en su décima edición como un puente entre los Salones de Artes Plásticas de los que surgió en 1980, y el movimiento artístico contemporáneo, en el cual este medio ocupa un lugar primordial.

El catálogo reúne la obra de los premios de estímulo a la creación artística, menciones honoríficas y los seleccionados; también un capítulo dedicado al salón de invitados, conformado por los ganadores de las bienales anteriores (de la II a la IX). Asimismo incluye fotografías en blanco y negro y color, textos de presentación de Saúl Juárez y Alejandro Castellanos, acta de jurado, síntesis curricular de cada uno de los autores y un recuento cronológico de las diez primeras bienales.

– Catálogo IX Bienal Internacional de Fotografía, editado por Conaculta, Centro de la Imagen, Cenart, 2002. [25 x 20cm, 176 pp., 2 mil ejemplares]. Disponible también en librerías Educal.

Ver catálogo:

http://bit.ly/149v4Cq

Días rojos, de Karina Juárez. Seleccionada en la XV Bienal de Fotografía

Karina Juárez

Este trabajo habla sobre la relación simbólica entre los animales y los seres humanos, cuyas conductas se han ido modificando. Nace y se desarrolla con los recursos de la realidad y las experiencias cotidianas de una sociedad que está inmersa en violencia.

Los mataderos son escenarios que se transforman; al ser descontextualizados, ellos pueden incluso representar nuestra realidad actual, una realidad dolorosa.

La matanza de los animales es una metáfora que uso para hablar de las muertes causadas por la violencia en México. El hombre, despojado de su humanidad, es visto como un animal.

Ver galería:

http://bit.ly/WSFZYn

– Karina Juárez es seleccionada en la XV Bienal de Fotografía. La muestra se exhibe en las galerías del Cenart hasta el 28 de abril de 2013

El FCE recoge la mirada y testimonio de Pedro Valtierra

Pedro Valtierra

Hace más de 35 años, Pedro Valtierra (Zacatecas, 1955) conoció lo que era un cuarto oscuro y el impacto fue tal que ahí mismo tomó la decisión que habría de marcar su vida: ser fotógrafo de prensa. Apenas contaba con 16 años de edad; estaba en la Oficina de Comunicación Social de Presidencia y aún le faltaba entrar al periodismo como tal, pero su destino ya lo había trazado.

“Cuando conocí un laboratorio de fotografía para mí fue importante porque me embrujó; no comprendía qué pasaba, pero la verdad me impactó tanto, me di cuenta de que me apasionaba tanto que me iba a dedicar a eso”, dice en entrevista con Milenio.

Así comenzó la historia de un fotógrafo que, de acuerdo con la historiadora Rebeca Monroy, “ha trascendido la barrera de la ‘cortina de nopal’, para abordar escenarios internacionales, gracias a su esfuerzo y su manera de fotografiar”, como se refleja en el libro Mirada y testimonio (FCE, 2013), que reúne más de 200 imágenes atrapadas en más de tres décadas de trabajo.

Leer nota completa:

http://bit.ly/12HYEKc

Espacios de control, de Eduardo Jiménez Román Seleccionado en la XV Bienal de Fotografía

Eduardo Jiménez Román

Este proyecto nace de mi interés por comprender y cuestionar el ámbito laboral en las ciudades industriales del norte de México. En especial, aquéllas que fundamentan su desarrollo en modelos socioeconómicos como el capitalismo posindustrial. La transformación de la sociedad, a partir de una redefinición del concepto de trabajo, es el punto de partida para esta reflexión.

En mi opinión, los comedores industriales se convierten en auténticos espacios de control, en modernos “campos de concentración” laboral, emplazados con el fin de ejercer una constante vigilancia sobre los trabajadores: cámaras de video en funcionamiento las 24 horas del día, enormes ventanales dispuestos para la observación, muebles diseñados con el propósito de que los trabajadores permanezcan en estas áreas el menor tiempo posible y regresen a sus líneas de ensamblaje y producción.

Los trabajadores se forman para recibir sus alimentos, mientras son bombardeados por toda clase de mensajes que los alientan a trabajar de manera más eficiente. Aquí no hay lugar para la improductividad ni el tiempo muerto. Estos ámbitos de aspecto aséptico dan la impresión de ser malévolamente perfectos.

Los  espacios de control  se  convierten simbólicamente en líneas de producción, donde los trabajadores son la materia prima. Sometidos a un proceso de transformación cultural, ellos dan como resultado un producto de orden inmaterial. Conceptos como: servicio, lealtad, compromiso y calidad son inoculados en la mente de cada uno de ellos, generando así, trabajadores alineados a una estructura, creada a partir de nuevos modelos de trabajo.

El vacío que caracteriza a estos comedores, me lleva a debatir las estrategias que justifican su existencia. Si bien, el propósito de alimentar a los trabajadores forma parte de una primera lectura, existen otros aspectos que deben ser analizados a mayor profundidad como son la construcción del concepto de identidad, el uso de la información como medio de control y el trabajo como experiencia.

Ver galería:

http://bit.ly/13Nmhov

– Eduardo Jiménez Román es seleccionado en la XV Bienal de Fotografía. La muestra se exhibe en las galerías del Cenart hasta el 28 de abril de 2013