“Itinerario de un fotógrafo indigenista” por Deborah Dorotinsky

nacho lopez 01

La vertiente indigenista en la fotografía de Nacho López puede considerarse como repartida en tres grandes bloques. El primero inicia con el reportaje “Día de Muertos”, publicado en la revista Mañana, el 18 de noviembre de 1950. Este es el principio de una serie de reportajes gráficos que las revistas de los primos tabasqueños, Regino Hernández Llergo y José Pagés Llergo, publicaron en Hoy y Mañana, con una temática popular cercana a las prácticas culturales indígenas, aunque no necesariamente  indigenistas, como sí lo fueron las imágenes realizadas por Manuel Álvarez Bravo, Ismael Casasola, Enrique “El Gordo” Díaz y el fotógrafo venezolano Ricardo Razzeti, y que cubrieron casi toda la década de los años cuarenta.

En segundo lugar, tenemos la labor de registro fotográfico con fines documentales realizada por Nacho López para el Instituto Nacional Indigenista (INI), que inicia hacia fines de los años cincuenta con la fotografía de la película Todos somos mexicanos, pero sobre todo, y ya en los años sesenta, con la ilustración de los libros del periodista, historiador y antropólogo Fernando Benítez: Viaje a la Tarahumara (1960) y La última trinchera (1963). Estas imágenes se repiten en la recopilación aumentada que hizo Benítez con el título de Los indios de México. Además, en la década de los sesenta, Nacho se dedicó sobre todo a ilustrar una primera camada de libros etnográficos y a la realización cinematográfica.

De este período nace un segundo grupo de libros: Chontales, Los pueblos de la bruma y el sol y Trabajadores del campo y la ciudad. Cabe también mencionar aquí su trabajo como director de Misión de chichimecas (1970), película de propaganda del INI, así como su participación con la foto fija en otras películas del mismo Instituto como La música y los mixes (1978) y Brujos y curanderos (1979). Después de La música y los mixes, Nacho realizaría una corta estancia en esta comunidad de Oaxaca que quedaría coronada con la publicación, en 1980, de su único libro de autor realizado en vida, con textos de su amigo, el antropólogo Salomón Nahmad. Se trata de Los pueblos de la bruma y el sol, un libro que hace honor al concepto de fotoensayo en su más lograda expresión.

Fragmento tomado de “Itinerario de un fotógrafo indigenista” por Deborah Dorotinsky, publicado en Luna Córnea 31. Nacho López (2007).

Anuncios

2 pensamientos en ““Itinerario de un fotógrafo indigenista” por Deborah Dorotinsky

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s