Formol, por Mauricio Ortiz

formol

1. La carne
El polvo en que te convertirás es humo y cenizas, pedazos de pergamino, huesos desperdigados, una gota de petróleo. La transformación comienza en el acto mismo de perder la vida. En muy poco tiempo, horas, se descompone en el trópico esta carne magnífica.

Abandonado a la intemperie, el muerto es festín de las aves de rapiña y de los perros, de los gusanos y las moscas, de la lluvia y el viento. Pero aun a buen resguardo los cadáveres se descomponen velozmente. Las enzimas propias comienzan la digestión y muy pronto las bacterias intestinales desbordan a otros órganos. Los interiores se hinchan, ampollas inmensas separan la piel de los tejidos subyacentes, el rostro pierde sus facciones, las vísceras se licúan, se desprende el olor espantoso de la putrefacción.

Ahí, sin embargo, no termina el asunto. Contrapuesta al curso natural y empeñada en ser su antídoto, una obsesión nos domina: preservar la carne, hacerla eterna. Primero sería la pura casualidad, un antropoide que en las condiciones propicias se resecó y quedó momificado. Imposible saber cuándo comenzaron las mortajas, que es exactamente cuando nació el hombre. De las condiciones adecuadas de temperatura y humedad en una cueva neolítica a las momias egipcias, de las cabezas reducidas del Amazonas a la taxidermia moderna, de las alturas imposibles del Perú a la pálida arcilla de Guanajuato.

Leer texto completo:

http://bit.ly/15r1DLX

– Luna Córnea 23. Museos (Conaculta, Centro de la Imagen, Cenart, 2002, Bilingüe). Disponible en librerías Educal

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s