Archivo de la categoría: Crítica / Historia

Héctor García en palabras de Salvador Elizondo

hector-garcia

Me parece muy afortunado el pensamiento de uno de los más grandes escritores de nuestro tiempo para invalidar, en nombre de la fotografía, todas las tentativas que la literatura pudiera hacer para apresar la realidad o la imagen de la realidad: “¿Qué caso tiene –se pregunta Paul Valéry– describir aquello que por sí mismo se inscribe?” La máxima virtud del fotógrafo, escritor con luz, es la atención puesta en la realidad que la luz construye a su alrededor. | Salvador Elizondo, Para la exposición de Héctor García, 30 de septiembre de 1974.

- En Luna Córnea 26. Héctor García y su tiempo (Conaculta, Centro de la imagen, Cenart, 2003, Bilingüe).  Agotado

“La camera translúcida”, de Armando Bartra

Si la alternancia del día y la noche es nuestro reloj primigenio, representarla es documentar el tránsito de las cosas. Todo cuanto existe en nuestro entorno tiene un rostro diurno y otro nocturno, y cuando la fotografía da testimonio de esas dos caras, recupera el tiempo congelado en el colodión.

La proeza es lograrlo con la magia de una sola imagen; reunir el día y la noche en una módica máquina del tiempo capaz de miniaturizar y condensar la cósmica sucesión de las jornadas.

En Luna Córnea Núm. 19 Tiempo (2000)

Leer texto:

AQUÍ

“Apolo frente al espejo”, de Josué Ramírez

En una fotografía de las que conforman el libro Luna llena (Full Moon, Jonathan Cape/ Random House, 1999), el astronauta Alan Bean posa ante la cámara Hasselblad de su compañero de viaje, Charles Conrad. Éste capta su propia imagen reflejada en la escafandra de Bean desde la altura del pe-cho. Más allá de su riqueza informativa, esta foto tiene un valor sensible: renueva el mito de Narciso, que, condenado a no conocerse a sí mismo, ahora ya no ve su rostro sobre la superfie del agua sino el casco que lo protege en un lugar sin atmósfera. Curiosa combinación de mitos, Apolo, dios solar, convertido en una nave fabricada bajo tierra, y Narciso uniformado sobre el suelo etimológico de la palabra espejo, es decir, la luna. Estamos frente a una especie de teatralización en la que no importa la gestualidad del rostro o la actitud; no es un retrato. Se trata más bien de un oscuro paisaje que perturba porque refiere a una geografía inhóspita, propia de una extraña poesía.

Texto publicado en Luna córnea Núm. 19 Tiempo (2000)

Leer texto completo:

AQUÍ