Archivos diarios: 30 marzo 2012

Paisaje sumergido, de João Castilho, Pedro Motta y Pedro David

Paisaje sumergido nació de la voluntad de tres fotógrafos: João Castilho, Pedro David y Pedro Motta. Una investigación profunda generó un impresionante acervo de imágenes, compuestas por el trato y la observación de los habitantes de la región nordeste de Minas Gerais, en el Vale do Jequitinhonha, en siete municipios y sus 42 comunidades cercanas, durante el proceso de construcción de una gran presa hidroeléctrica.

Se levanta ahí, en el valle del río, bajo la protección del progreso, una muralla, una represa: la Usina Hidroléctrica de Irapé –un tótem de la civilización.

Con Paisaje sumergido los fotógrafos se proponían inicialmente documentar los hechos en todas las fases que involucraban los desplazamientos y la retirada de las poblaciones de sus tierras de origen durante la construcción del dique y la inundación de las tierras más bajas. Sin embargo, al permanecer en el lugar y encontrarse con el paisaje y sus habitantes, los artistas fueron modificando el rumbo de la propuesta. Del choque entre los hechos y las intenciones de los fotógrafos surge otro camino en el que los intereses, marcados en un principio por el aspecto documental, ceden lugar a la investigación, y se convierten en la base para la construcción de las imágenes/ registros que componen el proyecto.

En sus registros, los autores evitan a menudo lo real. Valiéndose de encuadres y recortes, realizan sus imágenes y propuestas guiados por intereses formales o emocionales. Debido a ese involucramiento, es que los fotógrafos organizan la escena y la repiten en busca de la luz ideal o de un encuadre más preciso. Esperan el momento adecuado e incluso, como en algunos ensayos, dirigen la escena. Todo eso se construye a partir de aspectos técnicos y emocionales, que son los propios del ámbito de la creación.

En Paisaje sumergido existe el vértigo, la inmersión de aquellos que de alguna manera se involucraron con el trabajo. Cualquiera que sea el momento, fotógrafos y fotografiados crean y recrean la escena de manera conjunta para construir así las historias contadas en cada fotograma.

La experiencia vivida por João Castilho, Pedro David y Pedro Motta, llega a nosotros en forma de imágenes de luz, que guardando la contundencia intrínseca de la temática abordada, nos permite percibir la compleja sencillez de los dibujos, la delicadeza de la luz de las pinturas –realizadas con aparente facilidad– dada por la fuerza y precisión de los artistas. Francisco Magalhães

Publicado en el catálogo Fotoseptiembre 2011

- De venta en Librerías Educal http://www.educal.com.mx